[ANÁLISIS] Astérix: La Residencia de los Dioses – Resistiendo ahora y siempre

Estamos en el año 50 A.C. Toda la Galia está ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y detienen siempre al invasor. Exasperado por la situación, Julio César decide cambiar de táctica: como sus ejércitos han sido incapaces de imponerse por la fuerza, será la misma civilización romana la que se encargará de seducir a los bárbaros galos. Para ello, ordenará construir al lado de la aldea una lujosa residencia para romanos: “la residencia de los Dioses”. ¿Podrán nuestros amigos galos resistirse a la tentación del dinero y el confort romano? ¿La aldea se convertirá en una simple atracción turística? Astérix y Obélix tendrán que esforzarse para frustrar los planes del César.

Recientemente no se hace más que hablar de los superhéroes en el cine. Pero esto no es nuevo si nos salimos del mundillo de la gran pantalla. Siempre se ha hablado de la gran supremacía del producto norteamericano y a veces olvidamos que obras nacidas por todo el globo poseen el mismo tirón mediatico (o incluso superior) que Superman, Batman y compañía. Solo hay que hacer un poco de memoria para recordar Dragon Ball en los noventa por irnos al ejemplo más claro. Y si nos quedamos por aquí, cerquita de casa, en el país vecino. Un nombre resuena con mucha fuerza: Astérix.

foto-asterix-la-residencia-de-los-dioses-11-851

Todos hemos leído las historias de los irreductibles galos de zagales. Si los superhéroes tienen el sanbenito de ser para un público infantil, todavía nos cuesta aún más comprender por qué muchas obras nacidas en la BD (Astérix, Tintín, Marsupilami, Gaston le Gaffe…) todavía tienen un estigma mayor. Astérix posiblemente sea el personaje más famoso nacido en la tierra de los croissants y su larga bibliografía y filmografía así lo atestiguan. De hecho, cuenta con algún largometraje de animación original que no está basado en ningún cómic y con al menos tres películas de imagen real que han batido records de taquilla.

Raro era que no volvieramos a recibir una entrega de las nuevas aventuras de los héroes galos, dado que ya la editorial se ha decidido a publicar más allá de los autores originales. Y como está de moda ultimamente, la animación tradicional ha dado paso a la animación en 3D. La Residencia de los Dioses es una película muy divertida que de haber estado en las manos de una de las grandes productoras de Holywood habría resultado un pelotazo. Un guión fresco, original y respetuoso con la obra original, cargado de humor y momentos absurdos; y de esa seña de identidad de la franquicia que pasa por introducir conceptos contemporáneos en un marco histórico pasado.

foto-asterix-la-residencia-de-los-dioses-4-865

Sin embargo, la película adolece de dos lastres (que por otra parte pasarán desapercibidos para el público menos exigente) que la alejan de la marca de película redonda. Su terrible doblaje en castellano (alejado de la calidad de producciones de mayor peso) y su pobre animación de personajes (resultado directo también de la inversión monetaria y/o la experiencia del estudio realizador). Sin embargo, esto solo será un problema para los ojos y oídos más exigentes y no desmerece para nada un resultado final más que notable.

Recomendamos ver Astérix: La Residencia de los Dioses, y aún más, aquellos que la disfrutéis recordad que en papel, os quedan muchas más aventuras.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>