[ANÁLISIS] Call of Duty: Infinite Warfare – El Sistema Solar como campo de batalla

Tras un ataque sorpresa al cuartel general de la UNSA, el teniente Nick Reyes deberá ponerse al mando de la Retribution, una de las últimas naves de guerra de la Tierra. En un momento de máxima adversidad, tendrás que liderar lo que queda de las fuerzas de la coalición contra el implacable Frente de Defensa Colonial. 

Quizás ya empieza a cansar la misma historia de siempre. Y no me estoy refiriendo a la última entrega de Call of Duty, aunque tiene mucho que ver con la situación preocupante que vive el mundo del videojuego, especialmente el sector que conforman los fans, piedra angular del mismo. Ya es sabido por todos que ciertas franquicias se publican anualmente. Battlefield, Call of Duty, Assassin’s Creed FIFA son simplemente alguno de estos ejemplos. Pero el caso de los dos primeros (Battlefield Call of Duty) es quizás más flagrante que el de cualquier otro. Ambos títulos ven la luz en cada nueva iteración en fechas muy cercanas, ambos tienen su público y si me apuran, cada uno ofrece diferentes experiencias a pesar de tratarse de ‘shooters’ bélicos. Lo que es incomprensible ya no es siquiera la guerra que parece haber entre los seguidores de cada juego, si no el odio que parecen despertar en el “equipo” contrario.

call_of_duty_2016__nombre_provisional_-3491136

Cuando EA lanza su trailer de Battlefield 1 lo hace con una propuesta muy original (aprovechando los pocos resquicios que ellos mismos han dejado en su encarnizada batalla) volviendo a las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Su trailer (con el fantástico tema Seven Nation Army) lo lanzó como uno de los mejores valorados de la red. Sin embargo, pese a que Activision hace lo propio con Call of Duty con un video ambientado en su espectacular campaña con un temazo de fondo como Space Oddity no provoca otra cosa que el odio más encarnizado del público, algo tan incomprensible y lamentable como ocurriera con la nueva película de Cazafantasmas. Por alguna razón, la decisión de Infinity Ward de mantenerse en ese territorio ultimamente familiar para la saga que es la ciencia ficción (juegos como Ghosts, Advanced Warfare o Black Ops II & III han optado por el futurismo como bandera) ha hecho volar chaquetas de hombros y despertado las iras completamente injustificadas de los fans.

Porque cada uno tiene sus gustos, y yo me siento orgulloso de haber sabido coger lo que me ha gustado de cada entrega en ambas series y dejado aquello que no me llamaba la atención para los demás. Punto. Y sabiendo ya que cada nuevo Call of Duty es una compilación de “tres juegos diferentes” ya podemos decir que la campaña de este nuevo Infinite Warfare es muy buena, tremendamente divertida y con momentazos que no recordábamos desde Call of Duty: Ghosts al menos. Si, igualar lo que supuso la trilogía Modern Warfare, que fue la que cambió las reglas del juego, es imposible. Pero asumiéndolo no podemos si no aplaudir a Infinity Ward por el trabajo en su campaña. Y sí, parece que parte de la identidad de la serie se ha ido diluyendo poco a poco, y en esta ocasión queda muy claro que nos encontramos entre una especie de combinado de Call of Duty aderezado con Ace Combat, pero los cambios no son necesariamente negativos (y menos en una franquicia señalada con el dedo por no innovar) y el resultado deja muy buen sabor de boca.

maxresdefault-2

Otro cantar son los “otros dos juegos”. El conocido modo zombies nos lleva en esta ocasión a un parque de atracciones de los años 80. Da muy buena impresión en los primeros compases y ofrece gran cantidad de horas de juego si queremos descubrir todos sus secretos (por no hablar de que a buen seguro contaremos con nuevos escenarios en futuros DLC). Sin embargo, la sensación de progresión es poco reconfortante y puede llegar a ser muy frustrante si no estáis dispuestos a echarle una ingente cantidad de horas aprendiendo como hacer los diferentes retos propuestos. En otras ocasiones la sensación ha sido más positiva, aunque no por ello consideramos suspendido a este Zombies in Spaceland. Por último, el que muchos consideran el modo principal a la hora de comprar el título, el multijugador, no ofrece novedades reseñables con respecto a Black Ops III y en mi caso siempre ha sido el ultimo valor a tener en cuenta en la serie (sin por ello significar que mi caso, sea el de la mayoría de los jugadores). Mención especial a la experiencia de realidad virtual del juego, cortísima pero muy, muy divertida y que todo poseedor de unas Playstation VR debería probar.

Después de pasar muchas horas con Call of Duty: Infinite Warfare, llegamos a la conclusión de que si bien, la saga no está en su mejor momento, goza de buena salud y ofrece una experiencia completamente recomendable para aquellos que sepan qué rascar del trabajo de Infinity Ward. Para enfadarse con el “contrario”, mejor ir al fútbol, los gamers no somos así.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>