[ANÁLISIS] Camelot 3000 – Érase una vez el futuro

¡Ha llegado la hora! La legendaria figura del rey Arturo ha sido durante siglos el paradigma de la justicia y la virtud, un avatar de la hidalguía hundido por la traición de su reina y su mejor amigo. Y aunque desapareciera hace más de mil años, hace mucho tiempo que se susurra que, en el peor momento de Inglaterra, Arturo resurgirá para evitar la destrucción de su nación. Ahora ha llegado el momento… ¡y no sólo para Inglaterra, sino para toda la Tierra! Corre el año 3000, y el mundo afronta una amenaza insólita, la de una raza alienígena aparentemente invencible decidida a esclavizar a la humanidad. Derrotadas por la tecnología superior de los invasores, las personas se encuentran al borde de la desaparición cuando un joven se topa con una tumba ancestral enterrada bajo Glastonbury Tor y despierta el cuerpo dormido durante mucho tiempo de Arturo Pendragón. Revivido, el antiguo y futuro rey convoca a sus caballeros de antaño, algunos de los cuales lucen ahora formas nuevas y extrañas, y se dispone a desterrar a los aspirantes a consquistadores del espacio. Pero incluso blandiendo el poder de Excalibur, ¿podrá Arturo sobrevivir en este nuevo mundo de horrores tecnológicos? ¿O acaso los mismos antiguos enemigos que provocaron la perdición de Camelot en su brumoso pasado lograrán romper la Mesa Redonda de una vez por todas?

Nosotros, con gran orgullo, tenemos al Quijote. Los británicos contaban con el rey Arturo. Lejos de realizar comparaciones (uno, es la mayor novela de la literatura española, la otra, una leyenda milenaria) más allá de hacer un breve inciso en los ideales de caballería que ambas promulgaban podemos confirmar también que ambos personajes son iconos. La historia de Arturo Pendragón no es algo que se estudie con frecuencia en las escuelas españolas, sin embargo, pocos son aquellos que no tienen cierta idea sobre quienes eran Arturo, Merlin, Ginebra, Lancelot, Tristan, Isolda, Gawain, Morgana, Mordred, Avalon, Camelot y, sobre todo, Excalibur. Cuando estas historias pasan a formar parte del imaginario colectivo, trascienden su medio de origen y se convierten en algo mucho más grande. Algo que permite recrearlas, reimaginarlas o reinventarlas.

1438874920240

Camelot 3000 es una obra que adquiere una dimensión completamente superior si conocemos al dedillo las aventuras y desventuras de Arturo y sus Caballeros de la Mesa Redonda. Pero para aquellos que no somos eruditos de la mitología británica, queda demostrado que los caballeros de Camelot no son de dominio inglés, y que una obra que bebe tan directamente de la leyenda original, no escapa necesariamente a nuestro entendimiento. Porque si todo lo que supuestamenet aconteció a los protagonistas de la leyenda fuera un libro o una película, Camelot 3000 sería su secuela. Retomando lo sucedido en el medievo británico muchísimos años después. Más grande, más largo, con mejores efectos especiales. Camelot 3000 es una vuelta de tuerca a una historia mil veces contada, contada como nunca antes se había hecho.

Hablamos de una maxiserie que vió la luz entre 1983 y 1985. En estos 30 años casi podríamos afirmar que el tiempo no ha pasado para Camelot 3000. Sin embargo, se nota que no se trata de una historia contemporánea, pero no por ello se trata de una obra que resulte ridícula o anticuada para el lector que, con un poco de inteligencia, sepa ver sus páginas con cierta perspectiva. Aquellos que se dejen llevar, disfrutarán de un viaje épico, divertido, y cargado de momentos que demuestran que el cómic no es el hermano pequeño de cualquier otro género narrativo. Y podemos afirmar que tener la maxiserie de 12 números recopilada en un tomo de lujo como el que ECC nos presenta, es todo un regalo a la vista.

Sobre todo porque si alguien brilla con luz propia en Camelot 3000 es Brian Bolland. El dibujante, britanico de nacionalidad como es, nos ofrece uno de sus mejores trabajos, que de haber sido entintados por él mismo bien pudieran cosiderarse como una de las narraciones gráficas más imprescindibles de la historia del cómic. A pesar de ello no queremos desmerecer el trabajo del resto de manos que trataron la imagen y que firman un cómic realmente redondo a nivel gráfico y argumental. Incluso aunque ahora pueda parecer una vanalidad, adelantado a su tiempo. Ya que no resulta frecuente que se tratasen en los años 80 temas como la transexualidad (por ser quizás uno de los puntos más interesantes y mejor llevados por el guionista). Todo gracias al caracter especial que decidió dar DC Comics a la obra, alejándola de los kioscos y llevándola a un mercado mucho más “serio”.

Ahora tenéis una oportunidad como ninguna de viajar al Camelot del año 3000, no la desaprovechéis.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>