[ANÁLISIS] El corredor del laberinto: Las Pruebas – Corre que te pillo

Thomas (Dylan O’Brien) y los demás clarianos tendrán que enfrentarse al mayor desafío de sus vidas: buscar pistas sobre la misteriosa y poderosa organización “CRUEL”. Esta aventura los llevará a “La Quemadura”, un apocalíptico lugar lleno de inimaginables obstáculos. Aliados con miembros de la Resistencia, tendrán que descubrir quiénes son los dirigentes de la secta y cuáles son sus planes.

El corredor del laberinto fue una grata sorpresa para alguien que, ligeramente receloso de la avalancha de adaptaciones de literatura juvenil en el cine (el citado Corredor del laberinto, la saga DivergenteHarry PotterLos Juegos del HambreCazadores de Sombras, Percy Jackson, Crepúsculo…) decidió no darle su merecida oportunidad en el cine, esperando al formato doméstico sólo para descubrir que se trataba de una película bastante inteligente y con un guión bien llevado y cargada de sorpresas que te mantenían bastante intrigado de principio a fin.

1280x720-dCx

Fue ese grato sabor de boca el que me llevó a ver El corredor del laberinto: Las Pruebas al cine solo para encontrarme que me la habían metido doblada. Después de unos 15-20 minutos donde se mantiene el espíritu de la primera entrega (esa sensación de que nada es lo que parece y de que todos los que se juntan con los protagonistas ocultan algo) el guión salta por una ventana, para desplegar sus hojas a los cuatro vientos y dejar que el director abajo las vaya recogiendo y juntando según le vayan cayendo.

La película no tiene ni pies ni cabeza. La trama avanza a base de escenas de los protagonistas huyendo de algo (aquí la clave parece ser las capacidades de corredores de fondo de los protagonistas) y en medio contamos con escenas introspectivas en las que se explican los misterios de la trama… o no. Ya que se decide ignorar por completo el hecho de explicar pará qué servía el Laberinto y por qué sus protagonistas acabaron en él. Y todo ello en favor de generar todavía más interrogantes y cargar la película de tópicos del cine juvenil/adolescente. Por no hablar de que en todo momento parece una mala copia de The Last of Us.

918e07c6e23260ed1dc20c133c98e3b9fdfdf7ad.jpg__0x1500_q85

En cuanto esto último, sin haber leído los libros (que son anteriores al videojuego antes mencionado) no me atrevo a hablar de copia. Pero resulta indudable que al menos los directores de producción se han inspirado en el juego de Naughty Dog para algunas de las escenas. Y claro, las comparaciones son odiosas. Quizás en las novelas originales se encuentre una solución al desastre que han generado Las Pruebas en mi cabeza. Porque desde luego para este que les escribe fue una hora y media larga de “ahora va a pasar esto”, mezcladas con un par de “voy a descansar la vista un rato, avisame si pasa algo interesante”; con una pizca de “esto ya lo he visto yo antes”.

Una pena, porque igual que la sorpresa de la primera me animó a ver la segunda en el cine y pagar mi correspondiente entrada, me temo que ésta solo ha conseguido que decida no ver la tercera. Quizás pruebe con los libros.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>