[ANÁLISIS] Ex Machina nº 6 – Apagón

Un apagón deja a oscuras la Gran Manzana y Mitchell Hundred busca la forma de solucionarlo. El problema es que sus poderes han desaparecido. Para colmo, el responsable es un extraño visitante llamado Zeller que, además, ha raptado a la madre y al mentor de Hundred solo para garantizarse la atención del alcalde. ¿Quién es Zeller? ¿Cuál es su propósito? ¿Cómo se las arreglará el ex superhéroe para neutralizar una amenaza que previamente lo ha neutralizado a él?

Pocas veces un cómic me ha llevado a navegar por la red en busca de información histórica. Quizás sea otro de los puntos fuertes a añadir en la lista de Ex Machina. Pero vayamos por partes. El sexto número de la serie, que es el que hoy nos ocupa, es un número atípico. Se trata de un volumen más corto en el que se incluye material de referencia del Ex Machina Special nº 5 en el que podemos ver quién es quién en la serie y ver algunos guiones originales y páginas abocetadas. Si nos ceñimos a la historia, encontramos cuatro episodios de la serie original en los que se nos narra un único arco argumental: Apagón.

Nueva York es famosa por muchas cosas, pero uno de los conceptos que a todo el mundo le suena es el “apagón de Nueva York”, ese que hizo que la natalidad aumentara exponencialmente a los nueve meses siguientes. O al menos, repetimos, eso es lo que todo el mundo conoce de oídas. Decimos que este volumen es atípico por varios motivos. En primer lugar, aunque contamos con la doble narración de la Gran Máquina / Mitchell Hundred, en estos instantes el pasado de Hundred parece que llega para explotarle la cara. Al estar el nuevo apagón de la ciudad ocasionado directamente por alguien relacionado con los poderes del alcalde.

No es que se rompa el esquema, pero sí que parece que la línea entre los dos momentos en la vida del protagonista comienza a desdibujarse, y superado ampliamente el ecuador de la colección no nos extrañaría nada que las cosas se precipitaran a partir del próximo número. Por otra parte volvemos al tema del apagón. Como decíamos al principio es algo que a todos nos suena, por una parte por sus implicaciones (ver la mayor ciudad del mundo sin energía da algo de miedo) como por su carácter anecdótico de aumento de la natalidad. Sin embargo, como bien refleja el cómic y una investigación posterior ha confirmado, Nueva York ha sufrido varios apagones en su historia (concretamente tres) y no todos fueron tan románticos como el primero.

Y esto nos lleva directamente a reanalizar el tono de la serie. En contadas ocasiones hemos mencionado la calidad de Ex Machina como programa electoral, reflejando los ideales políticos de alguien que gobierna con cabeza, lógia y ganas de ayudar a la gente. Pero nunca nos habíamos parado a pensar en lo mucho o poco que el cómic reflejaba la realidad de gobernar una ciudad monstruosa como es Nueva York. Idealizada por el cine, pero infernal en cuanto a su infraestructura y organización. Volviendo a ubicar la acción fantástica de la serie en un momento real de la vida de la ciudad (el 11 de septiembre de 2001, el tercer apagón de Nueva York de 2003) Vaughan dota a su obra de una dimensión mayor que la convierte en un referente imprescindible para el público norteamericano, o todo aquel interesado en su historia contemporánea.

Y aunque en España no podamos leer Ex Machina con la misma profundidad que los neoyorquinos, seguro es que esperamos los 4 volúmenes que faltan con gran interés.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>