[ANÁLISIS] Fanhunter: Las Montañas de la Locura – Electric Bogaloo

En 1930, la Expedición Pabodie partió hacia el Continente Antártico para realizar prospecciones geológicas. Parte del equipo falleció y algunos regresaron sufriendo graves secuelas psicológicas debido a los que allí encontraron. A finales de 1931 se perdió el contacto con la Expedición Starkwather-Moore, que siguió a la primera. En 1937, el millonario Alejo Crow pretende descubrir qué sucedió. Su biógrafa, Erika Konstantin, será la testigo privilegiada de unos hechos que pondrán a prueba la cordura de la humanidad. Cels Piñol fusiona el mundo de H. P. Lovecraft con la trama del Universo Fanhunter. Terror cósmico, aventuras ultraterrenas, libros apócrifos y humor forman esta narración que nos llevará más allá de Las Montañas de la Locura.

Desde bien mozuelo, el universo FanHunter en particular (y la obra de Cels Piñol en general) ha acompañado mi desarrollo como persona “friki” que se decía entonces (“geek”) que creo que se dice ahora. Por aquél entonces me sentía parte de una raza superior (aunque injustamente marginada) capaz de salvar el mundo si se diera el caso en un futuro hipotético gracias a mis amplios conocimientos duramente obtenidos tras incontables horas consumiendo cómics, películas, novelas, videojuegos, juegos de mesa, cartas y rol y cualquier expresión de ocio que cayera en mis manos. Los “fans”, como Piñol los llamaba, conectaron inmediatamente con mis instintos más primarios. No estaba sólo en el mundo, había más gente como yo; e incluso, existían historias protagonizadas por nosotros.

Con el tiempo, mi percepción de la realidad ha ido evolucionando. En el fondo sigo siendo el mismo fan enfermizo de siempre, pero he aprendido a comedirme para socializar con el resto de los mortales. La vida cambia, nos hacemos mayores, “maduramos” (cosa de la que se alegran enormemente ciertas personas de nuestro círculo más cercano). Inevitablemente, al autor de FanHunter le sucede lo mismo. Todos acumulamos años, en su caso la paternidad por partida doble le llevó a explorar otras fórmulas con las que seguir desarrollando su obra. Lentamente FanHunter fue saliendo de mi vida (que no de mi corazón) casi sin hacer ruido. Cuando me he querido dar cuenta me he percatado de que no sabía qué era de Don Depresor, Ridli, Konstantin, Alejo, Belit y compañía… Y me ha dado pena.

Rápidamente he desempolvado mi vieja colección (completa salvo por algunos de los primeros Kiusap Gothic fotocopiados) y la he vuelto a devorar. Podéis imaginaros mi sorpresa cuando me he enterado de que a lo largo de todos estos años, el amigo Cels no ha dejado de ofrecernos nuestra dosis regular (o no) de la saga por lo que actualmente mi colección de FanHunter y derivados vuelve a estar incompleta. Así que de cabeza que me he precipitado sobre este FanHunter: Las Montañas de la Locura – Electric Bogaloo ya que las anteriores novelas (Herencia(Dibujando los sonidos) me gustaron muchísimo; y aunque la he disfrutado enormemente, me he dado cuenta de que tanto tiempo desconectado puede haberme pasado factura.

La novela está protagonizada por Alejo y ambientada en los años 30. Hasta aquí sin problemas ya que sabemos que el personaje que posteriormente se convertirá en villano es prácticamente inmortal. Sin embargo, durante toda la lectura de la obra me he sentido incómodo con la presencia de diversos personajes que están y no deberían. Morsa, DD, Ridli, Killer Dog… Muchos de ellos aparecen como versiones diferentes o antepasados del universo FanHunter tradicional. Pero concretamente el personaje de Konstantin y su hija Erika… están completamente fuera de lugar. Incluso el propio autor parece ser complice de este hecho haciendo que Erika sueñe con otra realidad que curiosamente se parece mucho a la primera novela FanHunter: Herencia. Mucho nos tememos que habrá que esperar a una secuela para que todo se aclare, ya que cuando Las Montañas de la Locura – Electric Bogaloo se acercan a su climax más intenso… simplemente se terminan.

Conociendo a Cels uno no sabe si esa posible segunda entrega que se deja entrever al final titulada World War Cthulhu será una realidad o no. Lo que si sabemos es que nuestra vuelta al mundo FanHunter nos ha dejado con ganas de mucho más.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>