Fantom Town: Nuevo manual para niños con padres raros

Fantom Town, donde convergen personajes y situaciones de todas sus obras hasta la fecha (Fanhunter, Fan Letal, Outfan…), continúa narrando las vivencias del autor como padre y, además, como cinéfilo, melómano y coleccionista subcultural. Cels vuelve así al género que le ha convertido en uno de los autores más exitosos del país y con el que se ha ganado la complicidad de miles de lectores: los gags cortos que siguen una misma línea argumental.

El tiempo no pasa en balde. Alguno podrá interpretar esta frase como un comentario despectivo hacia la obra del autor. No necesariamente, aunque se trata de una observación que se suele utilizar con dicho fin. Fantom Town deja muy claro que el paso del tiempo es inevitable y que los nuevos años, dejan una serie de marcas imborrables. Tanto el autor como el lector, maduran, envejecen y modifican su actitud ante diferentes experiencias. Por eso siempre se habla de esos años dorados, que realmente nunca existieron. Lo único que vivimos, fueron épocas de nuestra vida donde estabamos más predispuestos a disfrutar de las cosas independientemente de la calidad. Y esto es algo que nos recuerda este comic. Puede que no sea tan bueno como los anteriores, puede que la creatividad de Cels haya decaido con el paso del tiempo. O simplemente, estemos hablando de que se ha transformado, de que el autor se ha hecho mayor y su perspectiva de la vida, aunque duela, es diferente. Y el lector, gracias a esa complicidad que se puede llegar a obtener leyendo a esta enciclopedia friki que es este catalán; se percata de que efectivamente, su prisma de la realidad ya no es el mismo con el que empezó a leer esos tebeos de narizones llamados Fanhunter.

Muchas cosas que decir de este tebeo, unas buenas, otras no tanto, por lo que procuraremos no dejarnos nada en el tintero. Después de mucho leer a Cels, uno aprende a no hacer caso de sus emociones y la enorme cantidad de cosas que al autor le gustaría hacer con su obra. Muchos, demasiados proyectos interesantes se han quedado en el tintero por su mania (odiosa manía) de meterse en la boca más de lo que puede masticar. Algo de eso le pasó con el final de su mayor saga: Fanhunter. El autor había creado tanto, incluyendo nuevos universos que empezaban a relacionarse con su franquicia principal. Que a la hora de acabar con todo daba la sensación de que no sabía exactamente que hacer. Para más de uno, lamentablemente, aquel Final Conflict fue un duro golpe principalmente porque uno no conseguía encajarlo del todo en la errática continuidad de la serie. (por eso y porque la mitad estaba dibujado pos lo que Cels llama en esta nueva entrega “antiguos alumnos”).

En Fantom Town Cels vuelve a las tiras comicas autoconclusivas que siempre ha sido lo que se le ha dado mejor. Pero en esta ocasión, ya no pasa como en Fan Letal/Fan con nata donde las historias, aunque con los mismos personajes eran totalmente independientes de la trama. Sin embargo, en esta ocasión (el punto más a tener en cuenta) consigue mezclar las tiras autoconclusivas con el argumento principal de la serie. Dando como resultado una especie de precuela ambientada a caballo entre el universo Fanboria (supuesto mundo real) y el universo Fantom Town (guardería interdimensional). Aquellos fanaticos de la continuidad serán capaces de apreciarlo por lo que disfrutaran al comprobar que aquello que creían perdido, renace timidamente pero prometiendo alcanzar mayor fuerza. Para todos los demás ya queda prometido un amplio reportaje sobre la historia de uno de los universos más complicados, que no complejos del tebeo español.

Y si hablamos de la edición llegamos a una interesante conclusión. Alejándose del habitual formato prestigio o grapa de la serie, nos encontramos con un comic-book en cartoné, con una portada preciosa (buen trabajo se pegaron sus creadores). Si vamos al interior, encontramos una maquetación magnifica (con uso y abuso del photoshop, pero que demonios, son narizones) y una de las mejores numeraciones de pagina de la historia (numeros predator). En cuanto al precio, ajustado; 6,95€ por [numero predator] de paginas. Qué más da, la edición esta muy cuidada y el porcentaje que se lleva Cels, lo dona a la Fundación Campaner que cuida a los niños que padecen noma en África.

En definitiva una compra obligada si eres seguidor del autor, si no ni siquiera te lo plantees. Un bocado que deja muy buen sabor de boca despues del amargo plato que puso colofón a la “primera” (?) temporada de Fanhunter. Si señores, parece que se aproxima tormenta…

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>