[ANÁLISIS] Hellblazer de Brian Azzarello – Highway to Hell

John Constantine cumple condena en un presidio estadounidense. Tras las rejas del penal, el cínico ocultista convierte la vida de los demás reclusos en una pesadilla rasgando con su presencia la frágil envoltura que le distingue los hombres de las bestias. El resultado es un auténtico descenso a los infiernos que se prolonga más allá de los muros de prisión. Y es que, una vez liberado, Constantine emprende un viaje por la geografía de Estados Unidos descubriendo la entraña más negra de sus habitantes. En su camino se cruzan asesinos, leyendas urbanas, pueblos fantasma y, sobre todo, la cara más oscura de un país inmenso y contradictorio.

Casi nada más y nada menos que la friolera de 30 números americanos nos ofrecen las cubiertas de este voluminoso Hellblazer de Brian Azzarello. El autor, conocido principalmente por otra colección no menos escueta (100 balas) nos ofrece todo un viaje de la mano de un Constantine que roza todos los límites de lo puesto sobre la mesa hasta ahora por Garth Ennis y Warren Ellis. Toda una serie de pequeñas aventuras al otro lado del charco que finalmente obedecen a un propósito superior construyendo lentamente, casi sin que nos demos cuenta, una trama conspiratoria que rivaliza con el mismísimo ‘Trust’ de 100 Balas. Todos conocemos la cuerda floja sobre la que suele bailar John Constantine, pero en esta ocasión lo veremos cruzar líneas que no podíamos ni imaginar.

La acción comienza en una prisión estadounidense con nuestro protagonista encarcelado por un crimen que afirma no haber cometido. La confusión inicial de no saber cómo hemos acabado así, va dejando paso a la sorpresa al encontrarnos con un Constantine que produce auténtico pavor cada vez que sonríe. Lentamente, página tras página, las piezas del puzzle comenzarán a encajar muy lentamente. Y lo peor es que mientras lo hacen, Constantine da cada vez más miedo. El estilo de Azzarello es innegable, y no podemos resistirnos a encontrar numerosas similitudes entre su etapa al frente de Hellblazer con su famosísima 100 Balas. Sin embargo, el resultado difiere mucho de una a otra.

Mientras que 100 Balas centra sus esfuerzos en obligarnos a hacernos preguntas sobre quiénes nos gobiernan y donde reside el verdadero equilibrio de poder, este tomo de Hellblazer de lo que realmente trata es de los rincones más oscuros del alma humana. A pesar de que vemos a Constantine realizar magia (esa magia sutil que apenas tenemos claro que sea real, nada de echar chispas por los dedos como quieren vendernos ahora en el nuevo Universo DC), los casi 30 capítulos de los que podemos disfrutar en esta edición tienen poco o nada de sobrenatural. Mientras que otros autores han hecho historia entremezclando con tremenda habilidad el mundo fantástico y el cotidiano de John Constantine, Azzarello riza el rizo creando esa constante sensación de que nos encotramos ante algo inexplicable, para después romper la magia dejándonos sólo con fría y cruda realidad.

tumblr_n9p1en8cxx1rwfocao1_1280

Esa genialidad hace que 45€ nos parezcan un precio “pequeño” para tan voluminoso tomo. Comparado con otros, el libro dedicado a Azzarello de esta recopilación integral se nos antoja pesado y con muchísimas páginas. Casi nos hemos planteado el sugerir  que se hubiera editado en dos partes, como sí se ha hecho con otras etapas más extendidas en duración. Sin embargo, se trata de uno de los volúmenes que más rápidamente hemos devorado. No porque sea mejor o peor que lo que hemos leído hasta la fecha de Ennis o Ellis (cuesta no confundirlos), si no porque el ritmo ofrecido por Azzarello es realmente trepidante y de ese punto de morbo que nos impide dejarlo sin pasar una página más a la espera de saber qué sucede realmente.

Esta recopilación integral de Hellblazer es imprescindible, y tomos como éste desmuestran por qué.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>