[ANÁLISIS] Los Invisibles Vol. 7 – El Reino Invisible

La aventura de Dane McGowan se acerca a su fin y el secreto del Universo está a punto de ser desvelado. Con el destino de la humanidad en juego, Los Invisibles se embarcan en una misión decisiva: evitar la coronación en Londres del Rey Arconte, entidad procedente de otra dimensión que lidera a la Iglesia Exterior. Comienza así la batalla decisiva de la guerra que enfrenta a las fuerzas del orden y el caos… y la cuenta atrás hacia el fin del mundo tal y como lo conocemos.

Ha llegado el momento de la verdad. Después de seis volúmenes sin mojarnos la camiseta declarando si Los Invisibles resultaban ser una obra de nuestro gusto o no llega el momento en el que no podemos postergar más la decisión. Este último tomo no sólo supone el cierre de la serie, si no que además recopila al completo el tercer y último volumen de Los Invisibles. En el que la acción vuelve a las calles del Reino Unido y donde en teoría se cierran los casi infinitos cabos sueltos dejados en los volúmenes 1 y 2 (recopilados en los seis tomos previos). Llegados al final de esta peculiar aventura toca decidir si el viaje ha merecido la pena o no.

14

De verdad que lo fácil sería seguir con la incógnita en el aire. Porque siendo honestos, no se trata de una respuesta que tengamos clara realmente ni siquiera a la finalización de la lectura de la serie completa. Pero lo prometido es deuda así que vamos a intentar responder. Sí, el viaje ha merecido la pena. Creo que Los Invisibles es una de las obras más personales de Grant Morrison, y que sólo por ese motivo ya merece la pena ser leida si tenéis cierta afinidad con el autor. Pero también he de reconocer que no ha sido un viaje nada fácil. Durante muchas, muchas páginas me he sentido (y todavía me siento) completamente perdido, sin tener claro ni de casualidad qué era realmente lo que estaba leyendo y, lo más importante, qué es lo que estaba sucediendo delante de mi.

Tengo que reconocer que Morrison muchas veces me supera (eso sí, cuando consigo conectar con él es uno de mis autores favoritos). Lamentablemente, con Los Invisibles  no ha sido así. Sí, en todo momento he sentido esa sensación de estar haciendo lo correcto al leer la serie. Pero tampoco he podido zafarme del “¿qué estoy haciendo con mi vida leyendo esto?”. No, creo que Los Invisibles no es una obra que me haya gustado. Seguramente no vuelva a leerla nunca. Y no sabría expliar a quien me preguntase de que van los siete tomos que con mucha paciencia he leido e intentado asimilar. Pero no me arrepiento de haberlos incorporado a mi colección.

bidtobidF7M6YVTDUQK4C7-800-sq

Porque los mejores viajes no siempre son los más sencillos. Y por supuesto, no soy ningún superdotado. El hecho de que no haya sido capaz de entender Los Invisibles no significa que esa sea la conclusión para cualquiera de vosotros. Estoy seguro de que hay mucha gente ahí fuera que no sólo conectará con lo que Morrison narra en estas páginas sino que acabará considerándolo como una de sus obras favoritas del autor. Es por eso que aunque en lo personal finalmente puedo afirmar que Los Invisibles no han sido santo de mi devoción; también tengo que ser honesto y por contradictorio que pueda parecer, recomendar su lectura.

Seguramente sea una lotería, pero merece la pena jugarla. Hay poco que perder y todo por ganar…

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>