[ANÁLISIS] Jack Ryan: Operación Sombra – Volvemos a la CIA

Jack Ryan (Chris Pine) es un veterano de guerra que lleva una doble vida: es un ejecutivo de Wall Street y además analista de la CIA. Cuando la agencia descubre un complot meticulosamente planeado para hundir la economía norteamericana y sembrar el caos en todo el mundo, deciden que él es el hombre más adecuado para impedirlo debido a su habilidad para interpretar datos globales. Jack tendrá que descubrir la verdad porque de ello depende la vida de millones personas, pero eso implica moverse en un mundo en el que no puede fiarse de nadie. 

Curiosamente está a años luz de su homónimo británico. Jack Ryan no es ni de lejos tan capaz como 007, sin embargo cuenta con un instinto natural que lo pone sobre ventaja en esto del mundo del espionaje. Jack no es un hombre de acción (aunque su pasado militar le permite defenderse cuando llega la hora de las tortas). El campo en el que el Doctor Ryan se maneja es en el del análisis de datos. Él, con sólo ver unas cifras es capaz de comprender como piensan los rivales de su país y ponerlos en jaque rápidamente. Y a pesar de todas sus bondades, es casi un gran desconocido para el gran público. Poco importa que haya protagonizado 4 películas (5 contando esta Operación Sombra) y más de una docena de libros; o que lo hayan encarnado actores de la talla de Harrisond Ford o Alec Baldwin. Pese a su tremendo potencial, Jack Ryan es ese gran desconocido.

Jack_Ryan_Operacion_Sombra-406096213-large

Sabedores de esto, en Paramount Pictures se proponen relanzar al personaje, y lo hacen poniendo su nombre en el título de esta nueva entrega (o ‘reboot’ si queremos ser fieles a la realidad) de la saga que vuelve a narrarnos los primeros días de Jack Ryan como analista en la CIA. Con un trasfondo completamente actualizado (con el atentado del 11 de septiembre como detonante y la guerra de Irak como justificación al pasado militar de Jack) nos encontramos con un Doctor Ryan acorde a los tiempos que corren hoy día. Desgraciadamente esto hace que la obra de Tom Clancy, el padre de la criatura, quede relegada a un segundo plano en favor de un guión con una historia original con la guerra económica como telón de fondo. Da igual lo que hagan, en el mundo del espionaje los rusos siempre serán los malos, aunque sus métodos de actuación difieran de los de la Guerra Fría.

Uno de los aspectos más interesantes del filme es que el nombre de Kenneth Branagh no sólo aparece en el papel de villano de la obra, si no que sobre su figura recae también la responsabilidad de la dirección. Algo muy interesante y que puede hacer que los más reacios se acerquen al cine y que dota a la película de una cierta presencia de la que a lo mejor carecían sus predecesoras (salvo, quizás, La Caza del Octubre Rojo). Sin embargo, el precio a pagar por tener a alguien como Branagh tras las cámaras es un ritmo posiblemente demasiado lento durante los primeros compases de la película. Jack Ryan: Operación Sombra no hace oscilar su ritmo a lo largo de la obra como cualquier otra película. Es más bien un crescendo constante en el que empezamos muy lentamente, muy poquito a poco, para coger velocidad hacia la mitad de la película y no paramos de acelerar hasta el desenlace. Un final que sin desvelar nada, nos deja con ese Jack Ryan que todos conocemos de obras anteriores.

JACK RYAN: SHADOW RECRUIT

Quizás a Jack Ryan: Operación Sombra le falte ese empuje que rompa moldes y les de una nueva franquicia de éxito con la que atraer a la gente en masa al cine. Pero no por ello se convierte en una mala película (es más, nosotros estamos deseando hincarle el diente a una posible secuela). En un género (el del espionaje) en el que James Bond permanece imbatido desde hace ya más de 50 años (y siendo la saga más longeva de la historia del cine con más de 20 títulos) siempre se agradece cualquier soplo de aire fresco que venga a aportar algo nuevo. Es por eso que la saga de Bourne funcionó y por lo que a pesar de que no han apostado por él de manera fuerte, Jack Ryan sigue volviendo una y otra vez a nuestras pantallas. Si esta ocasión, es la definitiva, nadie lo puede asegurar. De momento los deberes están hechos y es decisión del el público el hacer que funicione o no.

Una película que agradará a lo amantes del espionaje y las conspiraciones, pero que quizá deje un poco fríos a aquellos que se acerquen por primera vez al personaje. Desde luego una opción muy recomendada.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>