[ANÁLISIS] Joe el Bárbaro – Fronteras difusas

Joe Manson no es un héroe. Sólo es un chaval de 13 años con una rata mascota llamada Jack, una madre que se esfuerza por mantener a su familia a flote y un caso de diabetes que le asegura un coma insulínico si se salta una sola comida. Tiene una libreta llena de dibujos, una habitación llena de juguetes, una escuela llena de abusones y una casa llena de recuerdos. No es nadie especial. Hasta esta noche. Esta noche, Joe se ve transportado a un mundo increíble de peligro y osadía, uno que es extrañamente familiar y, a la vez, diferente a cualquier cosa que haya visto. En este mundo asombroso, las escaleras, los pasillos y las puertas de su casa grande y oscura son montañas cubiertas por la niebla, reinos vastos y portales amenazadores que llevan a zonas desconocidas. Sus juguetes y su mascota son guerreros poderosos, y Joe es el Chico Moribundo, el salvador largamente esperado que se puede derrocar al Rey Muerte y restaurar la Luz. Joe no tiene ni idea de si es realmente un héroe o si sólo está alucinando. Pero sabe que debe completar su misión… o si no, la primera aventura de Joe el Bárbaro, también será la última.

Nuestra relación de amor-odio con Grant Morrison parece no tener fin. Mientras que las últimas etapas de la carrera del guionista británico (principalmente centradas en el ‘mainstream’) no han sido santo de nuestra devoción; es en la recopilación de sus trabajos con más solera donde vemos realmente esa grandeza que lo convierten en uno de los mejores guionistas de cómics que hemos leído nunca. El problema de Morrison es que su genialidad brota sólo en una franja muy determinada de su amplio abanico de matices literarios. Cuando hace cosas tremendamente comerciales (como su longeva etapa al frente de Batman, Crisis Final, El Multiverso…) suele ofrecer siempre lo mismo y reemplaza la imaginación por sus amplios conocimientos de la historia del cómic. Por otro lado, a veces puede suceder que experimenta demasiado (literaria y literalmente) ofreciéndonos obras díficiles de clasificar y comprender como Los InvisiblesArkham Asylum

joe-the-barbarian-4

Es en el término medio donde Morrison encuentra la virtud, en obras en las que busca coger lo de siempre y darle un nuevo enfoque, sin llegar a los extremos psicodélicos de obras que cualquiera podría pensar que están escritas bajo los efectos de las drogas. Obras como su Animal Man, All-Star Superman o este Joe el Bárbaro. La habilidad de Morrison de presentar lo mismo de siempre con un giro que lo haga completamente diferente. En este caso nos encontramos ante una aventura de magia y hechicería que bien pudiera estar sacada de El Señor de los Anillos, Las Crónicas de la Dragonlance o La Historia Interminable con las que comparte numerosos elementos como el “camino del héroe”, los reinos fantásticos pero verosímiles, las numerosas razas diferentes que lo pueblan, etc.

El dato interesante es que Joe es un chico normal y corriente, algo que tampoco es nuevo en el género ya que lo hemos visto en repetidas ocasiones como es el caso de Bastian en La Historia Interminable, pero en el caso de Joe el Bárbaro hay un simple dato, que es el que dota de sentido a toda la obra y que la hace especialmente mágica. Mientras que Bastian y otros héroes “reales” que viajan a sus mundos de literatura lo suelen hacer por medio de algún elemento mágico (como el libro de La Historia Interminable o el armario de Las Crónicas de Narnia), lo que permite “viajar” a Joe no es otra cosa que su enfermedad. Estar al borde de un coma hipoglucémico (y posiblemente de la muerte) es lo que posibilita su transición al mundo mágico.

SCREEN_JtB06

No entraremos a revelar si las aventuras vividas por Joe son reales, o están inducidas por la falta de glucosa en sangre, para eso tendréis que leer un libro que se nos antoja imprescindible. No sólo por su magnífica narrativa o interesante premisa, si no por el soberbio trabajo de ilustración realizado por Sean Murphy, que no sólo dota de personalidad a los protagonistas, si no que es el responsable de que nos creamos que el mundo que visita Joe, sea completamente real. Una historia divertida, emotiva y sorprendente de principio a fin que ECC nos recopila en una cuidad edición en tapa dura que viene acompañada de algunos extras de gran interés para el aficionado.

Sin lugar a dudas otro nuevo ejemplo de lo que es capaz Morrison cuando hace las cosas bien.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>