[ANÁLISIS] Los Leones de Bagdad – Las maldades de la guerra

 En abril de 2003, una manada de leones se escapó del zoológico de Bagdad durante un bombardeo del ejército estadounidense. Los cuatro leones (perdidos, confusos y hambrientos, pero al fin libres) vagaron por las diezmadas calles de Bagdad en una lucha desesperada por sobrevivir. Inspirándose en hechos reales, el galardonado guionista Brian K. Vaughan y el dibujante Niko Henrichon abren una ventana única para descubrir como es vivir en tiempos de guerra y cual es el precio de la supervivencia, en esta original y asombrosa historia sobre la Guerra de Irak. El relato, que documenta las penurias sufridas por los leones de Bagdad, invita a la reflexión sobre la verdadera naturaleza de la libertad: ¿se puede conceder o solo puede ganarse por medio de la autodeterminación y el sacrificio?

Gracias a la interesante labor que está realizando ECC Ediciones recuperando material de DC Comics en nuestro país, estamos rellenando muchos “huecos pendientes” en nuestra comicteca. Muchos de ellos son los conocidos como ‘must have’ o ‘imprescindibles’; obras de renombre que todos conocemos de sobra y que consideramos pecado no haberlas leído todavía. Pero muchas otras con vienen con ese sentimiento de “obligatoriedad” de las de mayor calado. Muchos de los cómics que estamos analizando en la revista son simplemente historias que “nos suenan” de verlas durante años en las estanterías de nuestras librerías y hasta ahora no nos atrevíamos a darles una oportunidad en condiciones.

Pride-of-Baghdad-new

Los Leones de Bagdad es una de esas obras. He perdido la cuenta de las veces que la he visto ahí encima, en la estantería y a lo más que he llegado siempre es a leer su sinopsis. Será la edad, será la madurez, será el paso del tiempo. Pero siempre he tenido la sensación (como con muchas otras historias) de que debería darle una oportunidad. Pero todos acabamos volviendo a nuestra zona de comfort, al refugio seguro que en mi caso, me prorcionan los superhéroes, o el género fantástico en general. Ni siquiera en mis momentos de mayor “postureo” a la caza y captura de la Bande Desinée más lacrimógena, por razones que no alcanzo a comprender, he dejado que obras como Los Leones de Bagdad entrasen en mi vida.

No podéis imaginaros como me arrepiento. No he sido capaz de soltar la novela gráfica desde que empecé a leer la primera página. Los dibujos de Niko Henrichon me han cautivado viñeta a viñeta (o la impresionante portada de esta nueva edición). Y la historia… La historia cautiva gracias a cuatro personajes verdaderamente profundos y con unas motivaciones realmente sólidas y que hacen que seguirlos a cada paso que dan implique sentir dentro todo lo que les pasa. Resulta inevitable acordarse de El Rey León leyendo un cómic de estas características y aunque adoro la cinta de Disney no he podido evitar sentir en algún momento que ésta y Los Leones de Bagdad competían en mi corazón por todo el protagonismo.

Pride4

La historia tras Los Leones de Bagdad es muy simple (todas las tramas que se basan en hechos reales lo son). Pero el tratamiento que da Vaughan a los personajes (en los que refleja a la sociedad Irakí y por ende a cualquier sociedad que se enfrenta al conflicto y a la regulación de sus libertades) da una profundidad y un dramatismo que nos identifica rápidamente con los animales que vamos conociendo (y no sólo nuestros cuatro leones, creo que jamás olvidaré a esa tortuga). No resulta difícil extrapolar después el dramatismo de la guerra (que siempre se nos presenta como épica, necesaria y honorable) a los mismos seres humanos que compartieron el destino de estos leones.

Desde hoy mismo Los Leones de Bagdad se acaba de convertir en uno de los imprescindibles de mi colección. No desaproveches la oportunidad de que te pase lo mismo.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>