[ANÁLISIS] Los Muertos Vivientes 19 y 20 – Guerra sin cuartel

¿Cuantas horas al cabo del día pasas viendo la televisión? ¿Cuando fue la última vez que cualquiera de nosotros de verdad hizo algo para conseguir lo que quería? ¿Cuanto tiempo ha pasado desde que cualquiera de nosotros necesitó algo de lo que quería? El mundo que conocíamos ya no existe. El mundo del comercio y las necesidades supérfluas ha sido reemplazado por un mundo de supervivencia y responsabilidad. Una epidemia de proporciones apocalípticas ha barrido la Tierra haciendo que los muertos se levanten y se alimenten de los vivos. En cuestión de meses la sociedad se ha desmoronado, sin gobierno, sin supermercados, sin correo, sin televisión por cable. En un mundo gobernado por los muertos, por fin nos vemos obligados a empezar a vivir. 

En esta ocasión hemos querido realizar un análisis doble (y no lo hacemos triple porque habría que esperar mucho a que saliera el tomo 21) de Los Muertos Vivientes. Llevamos tiempo diciendo que a pesar de mantenerse interesante, la serie comenzaba a mostrar signos de agotamiento después de más de 100 números en su edición americana. Parece ser que el tan inevitable giro que esperábamos al llegar a la centena de episodios no llegará hasta el número 126 (que aquí saldrá recopilado en el citado tomo 21); de manera que la serie se encuentra ahora mismo en un arco argumental de considerable tamaño que promete volver a poner patas arriba el universo particular de Rick Grimes y sus aliados.

wd-trade-19

No nos cabe duda que ante una premisa como la de Guerra sin cuartel en la que dos grandes bandos de supervivientes se enfrentarán en una lucha armada abierta (algo parecido a lo que sucedió en la cárcel con el Gobernador, con la salvedad de que ahora nuestros protagonistas están preparados para plantar cara), contra aquellos que los han extorsionado y maltratado desde que tuvieran su primer y desafortunado encuentro. Nos encontramos ante el último voto de confianza para muchos antes de bajarse de varios años de lectura de una colección que siempre ha mantenido (y mantiene) el listón muy alto. Pero estamos convencidos de que o Kirkman vuelve a sorprendernos y nos ofrece algo diferente, o el número de lectores comenzará a decaer.

Cierto es que a día de hoy, seguimos devorando cada tomo que cae en nuestras manos. Pero esa sorpresa constante (a pesar de que como lectores veteranos, sabemos que no existe personaje sagrado) es la que nos ha mantenido fieles durante tanto tiempo. Protagonistas queridos por todos que han perdido la vida por el camino, algunos de formas que ni siquera podíamos llegar a imaginar, nuevos aliados, encuentros inesperados… y reacciones, más humanas de lo que pensamos, ante todo tipo de amenaza. Algo de eso queda en estos dos nuevos tomos de Los Muertos Vivientes. Aquellos que se decidan a seguir leyendo, encontrarán más de lo mismo que veníamos teniendo hasta el número 18, pero con una ligera escalada, un tenue aumento de la tensión que augura que esto vaya a romper en el próximo tomo. Cómo y por donde es lo que todos nos preguntamos.

Walking-Dead-115-ink

Una vez más se masca la tragedia, y precisamente por eso seguimos todos enganchados a una de las mejores series que ha vivido el cómic en los últimos años. El trabajo que está realizando Kirkman con la colección es encomiable y esperamos que vuelva a sorprendernos con esa chispa que convierte a Los Muertos Vivientes en algo único. Y si para ello, hay que tocar a quien parecía intocable (como este humilde servidor piensa que ocurrirá), que así sea. Todo en beneficio de la longevidad de la mejor serie de zombies vista en cualquier formato. Que nos quiten lo bailao, se suele decir por aqui; y es que el viaje que llevamos desde el primer tomo ha sido completamente épico. Podemos seguir, o dejarlo, pero hagamos que merezca la pena.

A pesar de la bajada de ritmo, Los Muertos Vivientes sigue siendo una serie 100% recomendable. 

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>