[ANÁLISIS] Northlanders: El Regreso de Sven – Los rincones oscuros del mundo

“Líbranos, Señor, de la ira de los hombres del norte…” rezaban las crónicas medievales. Y es que, en la Edad Media, los vikingos sembraron el terror en toda Europa. Northlanders reproduce fielmente el destino de este pueblo guerrero en una serie de relatos cuyos protagonistas brillan con un esplendor furioso y salvaje. El primero de ellos es Sven, que regresa a su hogar en las islas de Orkney para ajustar cuentas con su tío. El segundo es Edwin, un niño que madura brutalmente cuando los noruegos asaltan el monasterio de Lindisfarne. 

En alguna ocasión, Northlanders ha pasado por mi entorno cercano sin llegar a quedarse en mis manos para conocerlo lo suficiente. Y eso que a Brian Wood, su creador, tuve la ocasión de conocerlo gracias a la fantástica maxiserie de Star Wars que publicó para Dark Horse y quedé muy contento con el resultado. Ahora, de un tiempo a esta parte, todo lo relacionado con los vikingos está de moda (sobre todo gracias a la serie del mismo nombre), de la misma forma que los templarios en su día o las culturas orientales. Por eso quizás ahora sea el mejor momento para que el público se acerque a un cómic, que tras leerlo, se me antoja inexplicable que no haya hecho mucho más ruido desde su concepción allá por 2008.

La explicación es clara: los vikingos no estaban de moda hace casi 10 años. Aún así, la pasión que demuestra Brian Wood por esta cultura formada por pueblos tan variopintos (de los que he de reconocer, no conozco absolutamente nada más allá de unas nociones básicas sobre su mitología) queda pantente en una obra que si bien no roza la perfección mitómana de otras como Predicador, Sandman Hellblazer si que merece el honor de considerarse como abanderado del sello Vertigo tras la despedida de las colecciones previamente mencionadas. Northlanders se nos presenta como una antología de historias (el primer tomo, como reza la sinopsis nos ofrece dos) con los habitantes de las hinóspitas tierras del norte como protagonistas absolutos.

Lo más curioso es que aunque se trata de una cultura con unas señas de identidad muy claras, parece que la base de las historias (al menos estas dos primeras) recae sobre conceptos tan extraños para los vikingos como la diversidad y la integración cultural. Ambos protagonistas basan sus ventajas y puntos fuertes en sus conocimientos sobre las costumbres de otras razas y credos, lo cual imbuye a una serie que debería ser anacrónica y arcaica para nosotros, de un baño de modernidad y progresismo, tan inusual como atractivo. Al igual que ocurriera con su serie de Star WarsNorthlanders se lee de un tirón, casi sin darse cuenta uno de que lo está haciendo.

Cuesta entender por qué una serie de menor calado en el público como esta cuenta con una edición mejor que otras como Transmetropolitan Y, el último hombre pero no podemos negar que desde luego, el formato elegido en tapa dura por ECC Ediciones es todo un acierto y que los cinco volúmenes que compondrán la colección, además de ofrecer una lectura fresca, entetenida y sobre todo, novedosa (que es lo que al menos yo, busco últimamente en el mundo del cómic); también nos deja con una estampa de colección para nuestras bibliotecas (que conviene ir reforzando con tanta edición en tapa dura para que no se caigan las baldas).

Como solemos decir, grata sorpresa la que nos deja Northlanders, tenemos ganas de leer el siguiente volumen.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>