[ANÁLISIS] Operación U.N.C.L.E. – Un ruso, un americano, un británico y una alemana…

Con el telón de acero de fondo en plena Guerra Fría, Operación U. N. C. L. E. sigue a dos agentes, Napoleon Solo, de la CIA; y el agente Illya Kuryakin del KGB, que se ven presionados a limpiar las asperezas que existen entre ambos para embarcarse en una misión conjunta. Tienen como objetivo poner punto y final a una misteriosa organización criminal internacional que pretende desestabilizar el equilibrio resultante de la difusión de armas y tecnología nuclear, pero la única pista que tienen es la existencia de la hija de un científico alemán que está en paradero desconocido y que es la clave para poder infiltrarse en dicha organización. El tiempo corre en su contra y deben hacer todo lo posible para evitar una catástrofe mundial.

Siempre fiel a sí mismo, Guy Ritchie vuelve a ofrecernos una obra divertida, ácida e irreverente a partes iguales que combina lo mejor de sus obras como Snatch, cerdos y diamantes RockNRolla con el cine de espías más clásico (ese que gusta a todo el mundo, como las películas de robos). Y es que cuando uno se acerca al género, la primera referencia que le viene a la mente es un número: el 007. A fin de cuentas, pocos pueden competir contra el señor Bond cuando llega la hora de hacerse con el título al espía del año.

maxresdefault

Sin embargo, la serie conocida como The Man from U.N.C.L.E (conocida como El agente de C.I.P.O.L en los 60 y Operación U.N.C.L.E. en esta nueva encarnación cinematográfica; o nos la cogemos con papel de fumar, o nos pasamos de frenada, no falla) gozó de enorme popularidad en los televisores de medio mundo, por no mencionar a otras como Mission: Impossible, Los Vengadores, Superagente 86… El género capta nuestra atención con rápidez, posiblemente porque nos fascina lo preparados y lo capaces de hacer lo imposible que estan los agentes de tan misteriorsas agencias gubernamentales secretas. Y quizás el claro ejemplo de este planteamiento sea el personaje de Napoleón Solo, que no deja de ser la versión americana del mismísimo James Bond (no obstante Ian Fleming estuvo implicado en la creación de la serie).

Las similitudes no acaba ahí. Si Napoleón Solo encarna al Bond más relamido, dandy y caústico; Ilya Kuryakin representa su vertiente más expeditiva, vengativa y fría. Pero la gracia de Operación U.N.C.L.E. no radica en ser un homenaje a 007 y el género de espías, no. Su verdadera fuerza, la causa de las casi dos horas de diversión que nos ofrece la película reside en enfrentar a estas dos versiones de espía tan diferentes, volverlas a enfrentar, y después obligarles a trabajar juntos. Y es aquí donde el sello Ritchie, multiplica la fórmula por mil.

UNCLE

Cuanto el tandem Solo-Kuryakin entra en acción, resulta imposible esbozar una sonrisa ante ese pulso no disimulado que se esfuerzan por mantener una y otra vez el uno con el otro. Por no hablar de la banda sonora, una fantástica combinación de música de la época y de ese soniquete tan característico del cine de espías tan divertido de escuchar. Desgraciadamente la película cuenta con un gran punto negativo (que cada vez cuesta más pasar por alto): su traducción y doblaje. No sólo hablamos de su nefasto título en castellano (con ese Hugh Grant diciendo ‘uncle’, así tal cual, en vez de ‘ankel’ que es como debería pronunciarse el nombre de la organización) si no que volvemos a disfrutar de alemanes y rusos hablando con un perfecto castellano sin acento ninguno (salvo cuando hablan con subtitulos, que misteriosamente les cambia la voz), como decimos, una auténtica catetada, mucho más flagrante en los tiempos que corren.

Aún así el resultado final es más que positivo, dando como resultado una película muy divertida que justifica plenamente el pago de una entrada de cine, siempre y cuando la misma no sea desorbitada.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>