[ANÁLISIS] Puppeteer – La magia del teatro de marionetas en alta definición

Damas y caballeros, chicos y chicas, tomen asiento para la función de gala de esta noche de Puppeteer. Prepárense a quedar intrigados, encandilados y patidifusos ante la historia del peligroso viaje de un chico que no solo quiere encontrar el camino de vuelta a casa, sino también su propia cabeza. Verán, Kutaro, nuestro infortunado héroe, ha caído víctima del artero Rey Oso Luna, un tirano corpulento y malcarado al que nada le apasiona más que robar a pobres niños de la Tierra, convertirlos en marionetas y cenarse sus cabezas. La amenazadora garra de hierro aferra más el reino de la Luna con cada alma que cautiva. Pocos han osado plantarle cara y no se ha vuelto a saber nada de aquellos lo bastante locos como para hacerlo. Pero esta noche podría ser diferente, damas y caballeros. Kutaro es un amiguito valeroso como pocos y puede que haya descubierto cómo superar a los doce ferocísimos generales del Rey Oso Luna y al propio y repugnante tirano. Y ahora, pónganse cómodos y disfruten del espectáculo para PlayStation 3. Bienvenidos al mágico teatro de lo extraño y lo fantástico.

Hay juegos que se juegan porque son divertidos. Otros, porque cuentan con una historia de lo más absorbente. Quizás el motivo que haga que nos pasemos horas delante de nuestra pantalla, sea el estrujarnos la cabeza intentando resolver rompecabezas. O pasar un miedo que las películas no consiguen transmitirnos. Puede que nos encandilen títulos con un desarrollo tan cinematográfico que nos enganchen sin remisión. Pero hay algunos títulos, sólo unos pocos cada ciertos años, que son en si mismos, pequeñas obras de arte. En estos casos tan particulares, el verdadero atractivo reside en una combinación perfecta de diseño artístico, composición musical, y desarrollo original. Sólo en el momento que los astros se alinean y se dan a la vez estos factores, es cuando el videojuego trasciende y se convierte en joya. En una experiencia para recordar por siempre. Eso es Puppeteer.

news_photo_23367_1350339224

Y me vienen pocos nombres de títulos a la altura, en esta nueva categoría que hemos denominado como pequeña joya. Quizás el Journey sea el más reciente en fechas que se asemeje, no al juego en si mismo, si no más bien a la experiencia. Porque jugar a Puppeteer es vivir una experiencia. Una no demasiado larga, ya que los 7 actos del juego nos darán para algo más de unas 6 horas de juego. Pero tranquilos, se trataran de las mejores horas que pasaréis con un mando en las manos. Cada nuevo escenario que se muestra dentro de las cuatro paredes de este pequeño teatro de marionetas, cada nuevo muñeco de madera que entra en escena. Todos los diseños beben del mundo de los títeres y nos presentan una ambientación completamente inimitable. La historia, con todos los elementos básicos de un buen cuento, nos enganchará telón tras telón mientras ayudamos a Kutaro a restablecer la armonía en el Reino de la Luna.

Pero si tuviéramos que elegir un sólo elemento como el responsable de hacer que Puppeteer sea la joya que es… este sería sin duda el doblaje. Aquí es donde Sony Computer Entertaiment ha echado el resto en nuestro país y se ha hecho con una selección de voces que dejaría en pañales a la producción de animación más cara del cine. Esto, sumado a los simplemente deliciosos diálogos del juego (que serán los que muevan la trama en todo momento) hacen que la experiencia de jugar a Puppeteer sea, no sólo belleza pura, si no algo tremendamente divertido. El tándem Picorina – Narrador es simplemente delirante y durante todo el juego (absolutamente todo, sean secuencias o niveles) este nutrido reparto estará informándonos o entreteniéndonos.

_bmuploads_2013-07-09_4739_puppeteer_sc_a53_014

Belleza aparte, Puppeteer no deja de ser un juego. Y uno de los buenos. A su peculiar dinámica de plataformas en dos dimensiones hay que destacarle diversas mecánicas que enriquecen la experiencia. Ya que no nos limitaremos a correr y saltar de un lado para otro, si no que el uso de Calibrús, las legendarias tijeras, dará pie a multitud de situaciones en las que divertirnos cortando, rasgando y tijereteando. A lo largo de la aventura incorporaremos a nuestro repertorio multitud de cabezas diferntes, cada una con una habilidad nueva que nos permitirá rejugar los niveles una y otra vez en busca de los bonus ocultos, o simplemente situaciones de lo más variopintas (desde espiar al Conde Drácula mientras se encarga de sus víctimas a huir de una prisión perseguidos por la policía) alargando la vida del título tirando del factor coleccionismo.

Puppeteer es una experiencia de juego redonda que nos permitirá ponernos sibaritas y dárnoslas de cultos diciendo que nosotros, por unas horas, pasamos de gamberradas en GTA V o de violencia entrema en juegos bélicos para volvernos unos amantes del arte con uno de los juegos más bellos y divertidos con los que cuenta la consola de Sony.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>