[ANÁLISIS] Resident Evil: Heavenly Island Vol. 5 – El legado de Umbrella

En la isla se estaba llevando a cabo un plan secreto en el que se buscaba la creación del ser vivo más poderoso, el plan Kodoku. Morio ha derrotadoal demonio del taladro, pasando a ser el último espécimen del experimento, con lo que se procede a la fase final. Sin embargo, aparece Zili, la supuesta actriz. Claire, Tominaga y los demás se ven inmersos en un infierno sin precedentes. ¿¡Cómo quedará esta batalla definitiva!?

Llegamos al la última entrega de Resident Evil: Heavenly Island y aunque la serie ha ido perdiendo fuelle volumen tras volumen, parece que la cosa aguanta el tipo lo justo como para que tras la lectura de esta última entrega de la sensación de que todo ha merecido la pena al final. Y es que a pesar de desinflarse, Resident Evil: Heavenly Island mantiene los suficientes elementos positivos como para seguir siendo imprescindible para los fans de la serie. Principalmente, como ya hemos comentado en alguna ocasión, por su carácter canónico. Ayuda también la presencia de personajes conocidos de los videojuegos, así como la inclusión en la trama de elementos carácterísticos de los mismos.

Queda claro ahora que Resident Evil: Heavenly Island de haber estado formado de datos e información en vez de tinta y papel, bien podría haber sido una entrega más de la serie de videojuegos. Quizás uno de estos más enfocados a la acción que al terror que tan criticados son pero que después venden tan bien. Es cierto que por mis manos no ha pasado Resident Evil: Marhawa Desire (el otro manga de la franquicia con el que comparar). Y que la época ocurrida desde Resident Evil 4 en adelante me resulta un tanto confusa puesto que solo he podido ir picando de aquí y allá. Por lo que cosas como la caída de Umbrella, Terra Nova, la BSAA y algunos elementos más de la trama no me resultan del todo familiares. O más que eso, diría que me cuesta más ubicarlos en su lugar preciso.

¿Que quiere decir todo esto? Pues cosas buenas y malas, ya depende de cada uno decidir cual es cual. Si sois de los que habéis devorado la saga sin excepción, seguro que esta nueva pieza del puzzle os viene a la perfección para rellenar vuestra parrilla. Por el contrario, si andáis más perdidos como era mi caso, es bueno saber que el manga puede ser disfrutado sin entender demasiado de Resident Evil, con haber jugado a los primeros títulos, más relacionados con Umbrella que con las nuevas corporaciones de entregas más recientes; no os perderéis en absoluto. Aunque la sensación de estaros perdiéndoos cosas estará en el aire.

En mi opinión el punto clave de este Resident Evil: Heavenly Island es su carácter canónico. Tal parece ser el empeño de Capcom por dotar a la serie de esa cohesión de la que a lo mejor carecía en sus primeros compases que este manga viene a la perfección a integrar en la serie ese lamentable experimento que resultó ser Umbrella Corps. Todo un detalle a pesar de lo terrorífico del videojuego (y no porque sea de miedo, precisamente) y que al menos en esta casa, donde la continuidad se valora por encima de todas las cosas, hace ganar muchos enteros al manga. Un manga correcto sin más, más entretenido en sus primeros números que en los siguientes, pero al que merece la pena acercarse.

Seguimos afirmando que es un imprescindible para los fans. De lo contrario, no vas a tirar tu dinero por echarle un ojo, pero quizás prefieras invertirlo en otra cosa.