[ANÁLISIS] Rork: Integral Vol. 1 – Misticismo europeo

Instruido en las artes de lo oculto y lo sobrenatural, Rork tiene la habilidad de traspasar las fronteras del espacio y el tiempo, emprendiendo un sinfín de aventuras ambientadas en mundos paralelos. De misterioso origen, intenta recomponer el puzle en el que se ha convertido su vida; y mientras busca nuevas piezas, durante el proceso descubre secretos olvidados… y fantasmas del pasado. 

La curiosidad es un motor interesante. Muchas de las aventuras que leemos, vemos o jugamos cuentan con protagonistas que se ven envueltos en la acción a causa de su curiosidad. Pero este factor intrigante va mucho más allá. En ocasiones somos nosotros mismos los que nos vemos atraidos por una fuerza misteriosa a intentar desvelar los misterios de una trama que despierta precisamente eso, nuestra curiosidad. No hemos decidido hablar de la curiosidad como algo netamente gratuito para introducir este volumen, es precisamente la curiosidad el factor diferencial que hace que Rork, el protagonista de este primer volumen (de dos) integral de la colección del mismo nombre, sea quién es y haga lo que hace.

Ya que aunque los orígenes de Rork no quedan todavía claros (suponemos que será algo que se resuelva en la futura entrega), lo que si que no alberga espacio para la duda es que nos encontramos ante un personaje con una sed de conocimientos casi insaciables. Es esta búsqueda de nuevas informaciones que añadir a su mente la que suele hacer que acabe metido en líos que ni siquiera él mismo comprende. Fantasmas que ayudan a los vivos a encontras a aquellos que han desaparecido, criaturas del fondo marino luchando por sobrevivir, manchas del espacio exterior capaces de anular las voluntades más fuertes…

Al igual que a Rork, fue la curiosidad la que me animó a acercarme a la obra de Andreas, sin conocerla previamente o tener claro siquiera de qué iba el argumento. Quizás el peculiar estilo gráfico del autor, mucho más potente en blanco y negro que con el color añadido, me recordaba enormemente a otro maestro de la escala de grises: Bernie Wrightson. No es para menos, pues el Frankenstein ilustrado por su mano me sigue pareciendo una de las mejores iteraciones de la novela de Mary Shelly. Pero lo más curioso es que aunque las páginas de Rork me recuerdan enormemente al trabajo de Wrightson, cuentan con una personalidad propia que a buen seguro sabré reconocer en el futuro de un simple vistazo.

Este primer volumen nos deja un buen puñado de historias, (unas más cortas, otras más largas) cargadas de misterio, emoción y aventuras. Casi como de si una especie de Hellboy Expediente X mucho más antiguo y de marcado corte europeo se tratase. Aquellos que disfrutan de misterios con su origen en lo sobrenatural, lo arcano y lo desconocido, tienen en Rork una serie muy a tener en cuenta aunque en algunos momentos el ritmo de la narración sea demasiado pausado o introspectivo. Aún así, no faltarán los momentos que nos hagan devorar varias páginas seguidas en busca de una respuesta a lo que ven nuestros ojos.

Sin lugar a dudas esperamos con ganas el segundo volumen que nos cuente más sobre tan curioso personaje.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>