Spiderman 3

Peter Parker consigue finalmente un equilibrio entre su devoción por Mary Jane y sus deberes como superhéroe. Pero una tormenta amenaza en el horizonte. Cuando su traje cambia de repente, volviéndose negro y mejorando sus poderes, Peter también se transforma sacando el lado más oscuro y vengativo de su personalidad. Bajo la influencia de este nuevo traje, Peter se vuelve demasiado confiado y comienza desatender a la gente que realmente le quiere y se preocupa por él. Obligado a elegir entre el tentador poder que le proporciona el nuevo traje y el compasivo héroe que solía ser, Peter deberá vencer sus propios demonios, mientras dos de sus más temidos enemigos, Venom y el Hombre de Arena utilizarán sus poderes para calmar su sed de venganza, amenazando a Peter y a toda la gente que quiere.

Tres entregas. Tres entregas para recopilar más de tres años de comic. Una misión imposible. Y lo más lamentable es que los autores de esta trilogía se han dado cuenta tarde.

Cuando alguien adapta una obra al cine los cambios son inevitables, de la misma forma que resulta inevitable que el director aporte su visión de la misma. Eso precisamente es lo que hemos estado percibiendo durante dos entregas; multiples referencias al comic aliñada con cambios que no terminaban de cuajar. Precisamente porque se trataba de cambios muy puntuales que no pasaban más allá de meros puntos estéticos. De hecho, pese a que funcionaron en taquilla, y con algunos años a sus espaldas, son peliculas que a algunos nos cuesta sentarnos a ver de nuevo. Sin embargo, de la que vamos a hablar es de esta guinda que remata una trilogía un tanto desigual.

Spiderman 3 esta llena de cambios, y también de referencias al comic. Pero son cambios valientes. Despues de tres entregas, por fin la saga se siente valiente de dejar atrás su modelo de papel y apostar por sus propias historias. Podemos asistir a cambuos más radicales que en las anteriores, que seguramente no gustarán a los puristas (gilipolleces en mi humilde opinión), que crean una aventura más cercana al mundo del comic (que no necesariamente al de Spiderman). Spiderman se ha hecho mayor, y en esta entrega se ha soltado de la mano del comic para empezar a caminar solo. Se trata de una pelicula con ritmo, con unas escenas de acción increibles, escenas que mejoran todo lo anteriormente visto.

No todo son cosas positivas. Pese a que el ritmo de la pelicula es bueno, se dan situaciones un tanto rocambolescas. Especialmente destructivo para la vista ese Peter Parker en la linea del Clark Kent de Smallville en su numerito musical. Pero estas escenas no empañan el conjunto, de la misma forma que, insisto, los cambios tampoco lo hacen.

Alguien me dijo que una pelicula de superhéroes no tiene que ser bonita ni profunda. Tiene que ser divertida y emocionante. Spiderman 3 lo es. Y de una forma, casi electrizante. Lo mejor que podemos hacer es olvidar las dos anteriores y quedarnos con el 3. Y en el futuro… ya veremos.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>