[ANÁLISIS] Star Wars: Battlefront – Compañía Crepúsculo

Entre las estrellas y por toda la inmensidad del espacio, la Guerra Civil Galáctica sigue causando estragos. En los campos de batalla de múltiples mundos del Borde Medio, legiones de soldados de asalto despiadados (decididos a aplastar la resistencia allí donde surge) libran un brutal combate cuerpo a cuerpo contra una armada de guerrilleros. En las calles y callejuelas de ciudades arrasadas, las fuerzas del frente de la Alianza Rebelde plantan cara al enemigo, adentrándose en territorio imperial y lidiando con la realidad sangrienta de la guerra en tierra. La carga la lideran los soldados (hombres y mujeres, humanos y no humanos) de la Infantería Móvil Setenta y uno. Los miembros de este grupo de renegados, ferozmente leales entre sí, sobreviven tenazmente donde otros mueren, y su rebeldía es la mejor arma en las situaciones más peligrosas. Cuando los rebeldes reciben órdenes de retroceder ante fuerzas que le superan en número y arsenal, la Crepúsculo obedece a regañadientes. Entonces un inesperado aliado cambia radicalmente la situación… y le da a los duros guerrilleros de la Alianza una oportunidad crucial para transformar la retirada en un resurgimiento. Con órdenes o sin ellas, sola y superada en armamento pero aún indomable, la compañía Crepúsculo se prepara para realizar su maniobra más audaz… cambiando las sucias batallas en las trincheras por un golpe crucial contra su principal objetivo: el corazón de la maquinaria militar imperial.

Star Wars: Battlefront fue una luz en la oscuridad para los amantes de la saga que veníamos sufriendo desde hacía ya un lustro sin juegos de calidad de Star Wars (no olvidemos que el último fue Star Wars: El Poder de la Fuerza II).  Un oasis de agua fresca que calmaba nuestras ansias en un desierto que llevabamos ya demasiado tiempo recorriendo. Sin embargo, a pesar de lo espectacular de la experiencia y su fidelidad a la saga (y algunos fallos que no vamos a analizar aquí, estamos para hablar del libro), cegados como estábamos por las explosiones y sordos por el sonido de los cazas TIE hubo mucha gente que pasó por alto un detalle de tremenda importancia. El título no incluía ningún modo con historia (más allá de un tutorial y algunas misiones cooperativas sueltas), Star Wars: Battlefront no ampliaba mínimamente el universo que todos adoramos.

Sí. Fue la primera vez que pudimos ver algo de la battalla de Jakku (que todavía esconde numerosos misterios), pero poco más. Incluso contó con una misión de Realidad Virtual que enlazaba con Rogue One: A Star Wars Story. Pero ahí se quedaba la cosa. A pesar de esta clara cojera, cuando uno se pasaba las horas corriendo por las colinas de lava de Sullust, siempre tenía la sensación de que podía haber un hilo conductor que enlazaba tanta destrucción sin sentido aparente. Como refuerzo de merchandising apareció en escena este Star Wars: Battlefront – Compañía Crepúsculo, para aprovechar las ventas del tirón del videojuego. Lo que muchos no saben, es que en las páginas de esta novela es donde se encuentra la que tendría que haber sido la campaña de Star Wars: Battlefront.

La novela recorre misión a misión los pasos de la Compañía Crepúsculo (cuyos soldados parece que representamos en el juego) en los meses anteriores y posteriores a El Imperio Contraataca. Siendo claramente la battalla de Hoth el punto de conexión directa con las películas y teniendo Sullust un papel de suma importancia en la novela. No sólo por ser un anclaje más con el juego, si no porque es aqui donde realiza su andadura uno de los personajes secundarios responsable de darnos el punto de vista del Imperio en esta refriega. Como siempre, son de agradecer conexiones sutiles con otras obras del nuevo canon, como es la reiterada mención al Conde Vidian (villano de la novela Star Wars: Un nuevo amanecer).

La novela hará las delicias de aquellos que disfrutan del lado más bélico de la franquicia, alejado de naves y combates estelares. La lectura de algunos de sus pasajes recuerdan a la secuencia de Scarif en Rogue One. Donde casi toda la batalla se vive a pie de trinchera. Y aunque los personajes son numerosos y relativamente poco carismáticos. Si que resultan lo mínimamente interesantes como para que sus diatribas personales no estén fuera de lugar durante la narración. Aunque sin duda el verdadero punto fuerte de la novela reside en los movimientos bélicos de la Compañía.

Un libro imprescindible si lloraste la ausencia de una campaña en Star Wars: Battlefront. Recomendado para completistas y fans en general de la serie. Más allá de eso, poca información de interés encontraréis en sus páginas.