[ANÁLISIS] STAR WARS: Discípulo Oscuro – Los que se pelean, se desean

La única forma de vencer al guerrero Sith más peligroso podría implicar unirse al Lado Oscuro. En la guerra por el control de la galaxia entre los ejército del Lado Oscuro y la República, el antiguo maestro Jedi convertido en el despiadado lord Sith conde Dooku emplea tácticas cada vez más brutales. Y cuando ordena la masacre de unos indefensos refugiados, el Consejo Jedi no tiene más remedio que tomar acciones drásticas: perseguir al más frío asesino del Lado Oscuro por asesinato. Pero Dooku es una presa peligrosa, así que el Consejo decide aunar el poder de los dos lados de la Fuerza emparejando al descarado caballero Jedi Quinlan Vos con la infame Asajj Ventress, antigua acólita Sith. Aunque la desconfianza del Jedi hacia la astuta asesina que una vez sirviera junto a Dooku es profunda, el odio de Ventress hacia su antiguo maestro aún lo es más. Decidida a ejecutar su venganza y a dejar atrás su pasado como Sith, Ventress debe buscar el equilibrio entre sus objetivos y sus sentimientos hacia Vos con la furia de su espíritu guerrero… y decide que se alzará victoriosa en todos los frentes. Es un juramento que será puesto a prueba sin piedad por su mortal enemigo… y por sus propias dudas. 

Con Star Wars: Rebels a punto de finalizar en su cuarta temporada. Resulta fácil pensar que lo hace con la inteligencia suficiente de saber que lo hace en su mejor momento. A poco que hagamos memoria recordaremos que muchísimos lamentamos la despedida de Star Wars: Las Guerras Clon en un momento en que la serie encontraba su sabor más dulce. Ahora, con la perspectiva del tiempo muchos sabemos reconocer lo acertado de aquella decisión, aunque eso implicara dejar una serie de tramas abiertas que tuvieron que cerrase de la mejor manera posible en otros medios. Los episodios inacabados, el cómic Star Wars: Darth Maul – Hijo de DathomirY este Star Wars. Discípulo Oscuro.

Tras leer la novela de Christie Golden no somos capaces de imaginar lo excelsa que hubiera sido esta etapa de haberse realizado en la serie de televisión. Pero a cambio por el precio de nuestro “sacrificio”, se nos recompensa con una de las mejores novelas del nuevo canon de la saga. No sólo por su propia narrativa, si no por resultar casi imprescindible a la hora de cerrar muchos de los cabos sueltos que quedaron tras los últimos episodios del producto televisivo. Pocos personajes han cuajado tan bien al ponerlos juntos como Asajj Ventress y Quinlan Vos. Y Star Wars: Discípulo Oscuro es buena prueba de ello.

No queremos ahondar mucho en la trama para evitar estropear nada, pero decir que esta misma se desarrolla a lo largo de varios meses de la etapa final de las Guerras Clon (de hecho, el cómic Darth Maul: Hijo de Dathomir transcurre más o menos hacia la mita de la novela). Y que lo que sucede en estas páginas es IMPRESCINDIBLE si queréis tener una comprensión completa y plena de esta etapa de la saga galáctica. Dos por el precio de uno. Una novela tremendamente entretenida y adictiva y una aclaración y cierre de temporada redondo. No se puede pedir más a un producto de la saga.

Quizás como pega se podría preguntar a Planeta Cómic, porque habiendose publicado ya la novela en USA con la inclusión de un relato corto que hace de precuela de la misma, no se ha incluido este en la edición española. Pero imagino que todo obedece a cuestiones de licencias y derechos internacionales y es un jardín en el que tampoco me apetece demasiado meterme. Y siendo sinceros, aunque la lectura de este relato es tremendamente grata si sois fans de Ventress, tampoco es imprescindible ni la ausencia de su lectura desmerece a la novela principal. Simplemente incluir este tipo de material debería empezar a contemplarse para contentar a los completistas.

Indudablemente nos encontramos ante una novela que ya tardaba en llegar a nuestras manos traducida y que viene a rellenar uno de los pocos huecos que quedan libres en el nuevo canon de Star Wars. Gracias Planeta Cómic por la constancia.