[ANÁLISIS] Star Wars: Linaje – Asiste al nacimiento de la Resistencia

Cuando la Rebelión derrotó al Imperio en los cielos de Endor, Leia Organa creyó que aquel era el inicio de una paz duradera. Pero tras décadas de despiadadas luchas internas y estancamiento en el Senado de la Nueva República aquella esperanza parece ya un recuerdo lejano. Leia, ahora una senadora respetada, debe afrontar los peligros que amenazan con mutilar la incipiente democracia: tanto desde su interior como desde el exterior. Cabecillas de los bajos fondos, políticos traicioneros y fieles seguidores del Imperio están sembrando el caos por toda la galaxia. Necesitados de tomar medidas desesperadas, los senadores exigen que se proclame un Primer Senador. Confian que este cargo influyente traiga un liderato fuerte a una galaxia dividida. Como hija de Darth Vader, Leia tiene reservas ante la expectativa de tanto poder en manos de una sola persona; incluso cuando sus partidarios la recomiendan para el cargo. Pero un nuevo enemigo hace que este sea su único camino posible. Porque en los confines de la galaxia está creciendo una misteriosa amenaza…

Había muchas ganas de poder disfrutar finalmente de Star Wars: Linaje en castellano. Y no por pocos motivos. Después de considerar en estas páginas a Star Wars: Estrellas PerdiasStar Wars: Leia – Princesa de Alderaan como dos de las mejores novelas del canon galáctico, la posibilidad de volver a leer el trabajo de Claudia Gray en nuestra galaxia muy, muy lejana ya despierta nuestra curiosidad. La cosa no queda ahí, ya que la protagonista vuelve a ser nuestra querida Leia, y viendo el inmejorable trabajo de desarrolo del personaje que pudimos apreciar en Princesa de Alderaan, nos complace volver a reencontrarnos con el personaje, pero completamente alejado de aquella adolescencia rebelde y asentada en la cincuentena que la llevará en pocos años a esa General que hemos podido disfrutar en las nuevas películas.

Pero sigue habiendo motivos para acercarse a Star Wars: Linaje con desmedida curiosidad. Es una de las pocas (poquísimas) obras de canon que se sitúan en los años intermedios entre la Batalla de Jakku (un año después de El retorno del Jedi, aproximadamente) hasta los acontecimientos de Star Wars: El despertar de la Fuerza. Ya solo con esta premisa la obra se convierte en un imprescindible para comprender muchas de las cosas que han cambiado en todos estos años pasados entre película y pelicula. Pero cuidado, no debemos dejarnos engañar por las expectativas. Star Wars: Linaje no es una enciclopedia sobre los años del nacimiento de la Resistencia y el alzamiento de la Primera Orden. Todavía faltan 10 años en la novela para que Rey aparezca en nuestras vidas y todo aquellos que deseamos saber sobre las incognitas planteadas por las películas sigue estando fuera de nuestro conocimiento.

Pero la lectura de la novela sí que nos ayuda a comprender porqué, tras la victoria de la Nueva República, conocemos a una Leia aislada en su pequeña y renqueante Resistencia. Ayuda sobre todo, a entender las motivaciones de Leia y comprender el clima político que ha vuelto a desembocar en una guerra (primero fría, luego abierta). Y la novela hace un poco de trampa a la hora de presentarnos todo esto. La campaña publicitaria del libro (sobre todo en su versión original) se centra en vender esa creación de la Resistencia. Es cierto que todo lo que acontece desemboca en ese hecho, pero aquellos que vayan esperando únicamente eso, estarán muy decepcionados hasta el tercer acto del libro.

Hasta entonces nos encontramos con una historia de intrigas políticas, cárteles criminales y jugadas senatoriales. Ni más ni menos. No hay mensajes ocultos, ni pistas en las que haya que hilar fino para descubrir información relevante. Volvemos a acompañar a nuestra princesa de aventuras. Pero efectivamente, en determinado momento de la narración, un impactante suceso le dará la vuelta a todo, convirtiendo a lo que queda de la novela en un viaje trepidante que pocos serán capaces de dejar de leer hasta su conclusión. ¿Merece la pena esperar más de 200 páginas a que esto suceda? Sin duda, se trata de una novela tremendamente entretenida con buenos personajes a los que querer acompañar. Pero las expectativas de algunos buscando aquello que no está presente en el libro pueden generar descontento hasta el punto de impedir la llegad del lector a ese mágico momento.

Esperamos con ganas más trabajos de Claudia Gray, y sobre todo, más obras que ahonden en ese periodo vetado que parece ser el de entreguerras.