[ANÁLISIS] Star Wars: La Prueba – Un futuro improbable

Han Solo, Leia Organa Solo y Luke Skywalker regresan en una nueva aventura de Star Wars, que les planteará retos que jamás habían esperado… y alterará para siempre su manera de entender la vida y la Fuerza. Cuando Han y Leia Solo llegan a la mina de Lando Calrissian en el Borde Exterior para ayudarle a enfrentarse a un intento de compra hostil, su único objetivo es igualar la contienda y hacer prevalecer la ley. Después aparecen unos monstruosos alienígenas con un mensaje, y de las meras amenazas pasan a sabotajes violentos con infinidad de víctimas. Cuando el polvo se asienta, lo que empezó como un conflicto empresarial se transforma en una guerra con muchísimo en juego… y consecuencias enormemente letales. Han, Leia y Luke se vuelven a lanzar a la aventura para derrotar a un peligroso adversario decidido a hacerse con el dominio de toda la galaxia. Aunque esta vez el enemigo no es el Imperio, sino un par de genios despiadados con un aliado letal y una venganza pendiente contra Han Solo. Cuando el dúo letal le atrapa, Han se ve en inferioridad numérica en una lucha a vida o muerte. Para salvarlos a él y a la galaxia, Luke y Leia deberán enfrentarse a traiciones, terrorismo y al incalculable poder de un enigmático artefacto capaz de doblegar el espacio, el tiempo y hasta la Fuerza misma en una pesadilla apocalíptica. 

Un libro curioso este Star Wars: La Prueba que llega en un momento en el que resulta delicado acercarse a él. Voy a intentar poner en orden mis pensamientos para que me podáis seguir. Lo primero de todo hay que decir que se trata de un libro de sello Leyendas. Esto quiere decir que ya no es canon por lo que todo lo aquí narrado no sucede en la misma realidad de las nuevas películas. Esto es importante, porque de ser así, nos encontraríamos unos 45 años después de la Batalla de Yavin. O lo que es lo mismo, unos 15 años después de los sucesos que recientemente hemos visto en Star Wars: Los últimos Jedi. Como podéis imaginar las cosas son muy diferentes en esta realidad. Intento resumir en pocas líneas: Luke y Leia son Caballeros Jedi (de hecho Luke es el Gran Maestro), los Solo cuentan con una de sus tres hijos, porque los otros dos han muerto y Luke, viudo, es padre de Ben Skywalker. Y eso sólo para empezar, os podéis imaginar el resto.

Cuando uno lee una novela como Star Wars: La Prueba, se da cuenta de que efectivamente, Disney (realmente es la propia Lucasfilm, pero no vamos a entrar en esos detalles) ha decidido borrar de un plumazo mucho de lo que se ha escrito durante décadas. Pero a la vez, bebe muchísimo de la influencia de esas historias. Y en mi opinión es un acierto, porque, si decir por ello que La Prueba sea una mala novela, que no lo es en absoluto. Sí que se aprecia la inocencia de aquella antigua continuidad. Todos los héroes eran todopoderosos. Porque seamos sinceros, a estas alturas Han Solo no tendría que estar ni corriendo, no hablemos siquiera de correr herido de gravedad. Pero es que además de eso, la bola del episcismo se había hecho tan grande, que todo en la novela es exagerado, desde la resistencia de los protagonistas, a los poderes de los villanos, a localizaciones cuasi mágicas que no habían sido descubiertas hasta la fecha.

No, tras leer Star Wars: La Prueba, uno queda satisfecho por lo entretenido de su propuesta, por saber más de esos nuevos personajes y esa “otra” continuidad, pero también queda la certeza de que ahora las cosas se están haciendo mejor. Que los personajes han evolucionado con una madurez que les sienta mucho mejor. O que los personajes nuevos como la ingente patulea de descendientes de los Skywalker y los Solo (en el caso de los Solo tienen hasta nieta) han llegado para quedarse, y no para hacer de meras comparsas de unos héroes adorados por los lectores, pero también sobreexplotados hasta la saciedad.

No voy a desvelar nada de la trama pero al finalizar la novela, los propios protagonistas se dan cuenta de que ha llegado la hora de ceder el testigo definitivamente. De que son realmente toda esa serie de nuevos personajes los que tienen que protagonizar las novelas. Lo triste es que este mensaje llega después de que lleven conviviendo personajes nuevos y antiguos casi 20 años. Y de que hayan perecido muchos más de aquellos con más potencial, que los clásicos que deberían haberse despedido por todo lo alto en su momento. Por eso Star Wars: La Prueba es importante no sólo como una buena novela. Su lectura se me antoja casi imprescindible en este preciso momento, porque pone de manifiesto porque se están haciendo los cambios que se están haciendo y que tanto duelen a los fans con infancias más delicaditas.

Siempre podremos volver a echar la vista atrás y disfrutar de las historias y los personajes que nos gustaron (la prueba es que en pleno 2018 nos trae una novela “antigua”), pero también queda patente que la saga, si quería seguir, necesitaba aire nuevo. Espero que todo el mundo devore esta novela y pueda entender por qué se plantean aquí estas mismas conclusiones.