[ANÁLISIS] Star Wars: Doctora Aphra Vol. 2 – La Doctora Aphra y el Gran Beneficio.

Es época de oportunidades. En una galaxia oprimida por la crueldad de las fuerzas imperiales, el futuro no resulta esperanzador. Sin embargo, aquellos acostumbrados a operar al margen de la ley tienen muchas formas de obtener ganancias. La pícara arqueóloga Chelli Aphra y el joven piloto rebelde Luke Skywalker han viajado juntos a la Ciudadela de Ktath’Atn con la intención de activar el cristal de Rur, un artefacto en el que está archivada la consciencia de un antiguo Jedi. No obstante, después de que consigan su empeño (gracias, únicamente, a la tremenda afinidad que tiene Luke con la Fuerza) ambos deciden seguir cada uno por su camino. Aphra, que se ha quedado con el cristal activado, decide que es hora de ponerse de nuevo con lo que mejor se le da: enriquecerse o morir en el intento….

Continúan las aventuras de la “Indiana Jones” fememina del universo Star Wars. Y es que a pesar de contar con Han Solo en la franquicia, el personaje de la doctora Aphra guarda tremendas similitudes con el otro personaje mítico interpretado por Harrison Ford. Lenguaraz, con habilidad para meterse en problemas… y arqueóloga. La serie de Doctora Aphra sigue demostrando en este segundo volumen que en el nuevo canon galáctico tienen cabida todo tipo de historias independientemente de su género. Y sin que ello sea óbice para poder contar con el universo Leyendas como fuente de inspiración.

En el primer volumen de Aphra pudimos ver como era rescatada y readaptada una historia largo tiempo perdida del antiguo canon. Ahora, tras el crossover con la serie principal de La Ciudadela de los Gritos, podemos ver como esa trama empieza a desligarse de la original para empezar a cantar con la voz propia que todos le conocemos ya a la protagonista desde su larga estancia en la primera colección de Star Wars: Darth Vader. Al contrario que en el primer volumen, la trama aqui está algo mejor hilada (sin que se trate de una obra cumbre de la literatura), con grandes dosis de humor que encajan mejor con los hechos que acontecen y un ritmo mucho más trepidante.

La clave para que la lectura de Doctora Aphra resulte entretenida vuelve a residir en su protagonista. El cómic os gustará en proporción directa a las simpatías que os despierte la cínica arqueóloga. Aqui no hay trampa ni cartón. Cierto es que el comic se apoya como es costumbre en unos secundarios excepcionales como son Triple 0, BT-1 o Krrsantan el Negro (incluso nunca se debe descartar en esta serie la aparición de Lord Vader) y su presencia es siempre bien recibida. Pero el peso de la colección recae plenamente en Aphra y es su responsabilidad el cargar con él (de momento con acierto) durante la totalidad de la lectura.

Como sucediera con el primer volumen, Doctora Aphra no llega para revolucionar el mundo de Star Wars, pero si que nos ofrece un buen puñado de nuevos personajes carismáticos y unas cuantas páginas de lectura ligera y entretenida. Si este es el lugar que le pertenece dentro de este universo o si la cosa pasará a mayores es algo que solo el tiempo dirá. Como curiosidad, si sois fans del wookie Krrsantan el Negro, este tomo de Doctora Aphra se nos antoja imprescindible ya que contiene en su interior el primer anual de la serie donde se narra el origen del personaje y los motivos que le han llevado a estar donde está ahora mismo.

Una lectura de lo más recomendada que hace méritos por ampliar el reparto de personajes de Star Wars. Como siempre, cualquier esfuerzo por enriquecer la franquicia, siempre es bien recibido por estos lares.