[ANÁLISIS] Star Wars: Darth Vader nº 06 – Revelaciones

El desorden se extiende por la galaxia. El emperador Palpatine, maestro del lord sith Darth Vader, considera a este responsable de la destrucción de la Estrella de la Muerte a manos de ese misterioso piloto rebelde en quien tan poderosa es la Fuerza. Vader decide perseguir sus propios fines y ha contratado a unos ayudantes. el cazarrecompensas Boba Fett y la arqueóloga Aphra. Acompañado por un ejército propio compuesto por androides de combate (recién obtenido de una fábrica olvidada de Geonosis), Vader ha asaltado una fortaleza aislada en el Borde Exterior en la que un experto en tecnología llamado Cylo ha estado desarrollando para el emperador Palpatine unos cíborgs que pelean con espadas láser. Ahora, en presencia del mismísimo Emperador, lord Vader tiene que enfrentarse al equipo de Cylo (guerreros con mejoras técnicas) tanto para defender su honor como para salvar la vida…

El Lado Oscuro siempre se ha caracterizado por su tendencia a la intriga y la traición. A fin de cuentas, la famosa “Regla de dos” predice y dicta que siempre habrá dos Sith, un maestro para ostentar el poder, y un aprendiz para ansiarlo. Esto significa que los dos únicos miembros supervivientes de una orden milenaria no pueden (y no deben confiar el uno en el otro). Algo un tanto paradójico si partimos de la base de que cada nuevo iniciado en los caminos del Reverso Tenebroso siempre lo hace apoyado en la confianza de que su nuevo maestro compartirá su temido poder. Nadie dijo que ser un Sith fuera fácil.

Recientemente Darth Vader (que parece no andar corto de problemas) ha descubierto que su maestro llevaba años (prácticamente desde que lo tomara como aprendiz) buscando la forma de reemplazarlo. El salir victorioso o no de semejante amenaza reforzaría a Darth Vader en su posición, o dejaría el puesto vacante para un nuevo aspirante. Ahora, ha llegado el momento de la temida prueba y mientras la cabeza del lord Sith está llena de dudas e intrigas ha de enfrentarse a un nutrido grupo de gerreros mejorados artificialmente para recuperar la confianza perdida de su maestro.

Llegados a este punto se cierra un primer ciclo en la serie Star Wars: Darth Vader, una suerte de primer ciclo en el que determinada escena clave (que también presenciamos en la colección Star Wars) sirve como punto de unión entre ambas series y proporciona el necesario giro argumental para que la trama avance por nuevos derroteros tanto en la relación del villano con sus antagonistas, como en esa especie de lucha intestina contra su propio maestro. Nuestra curiosidad tendrá que ser saciada de otra forma de momento, pero ahora nos morimos por saber como acabará esto (aunque siendo espectadores como hemos sido del Retorno del Jedi ya nos hacemos una idea).

Dicen que lo importante a veces no es el destino, si no el viaje a recorrer. En este caso todos sabemos de los momentos claves que están por venir en El Imperio Contraataca El Retorno del Jedi, pero aún así estamos seguros de que el hueco que ha venido a rellenar este Star Wars: Darth Vader todavía nos dejará con algunas escenas para el recuerdo y tramas interesantes que nos harán estar mes tras mes pendientes al dichoso “continuará…” de las narices.

Y preparáos que esto no ha hecho más que empezar…

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>