[ANÁLISIS] Star Wars nº 08 – ¡Que no es mi esposa!

Vivimos en un periodo de esperanza renovada para la Rebelión, pues el joven piloto Luke Skywalker ha destruido la mejor y mayor arma del malvado Imperio Galáctico, la Estrella de la Muerte. Skywalker sabe que le queda un largo camino por recorrer si quiere convertirse en un jedi de verdad. En busca de pistas sobre su destino, volvió a Tatooine, su planeta natal, donde descubrió el diario secreto que le dejó el maestro jedi Obi-Wan Kenobi. En el ínterin, la princesa Leia y Han Solo se están llevando sus propias sorpresas. Mientras buscan una localización adecuada para la nueva base de los rebeldes, se topan con una patrulla imperial de la que tienen que salir huyendo. Ahora, escondidos en un planeta remoto, resulta que han de enfrentarse a un problema mucho más sorprendente que, según dice, se llama Sana Solo y es la esposa de Han…

Después del breve interludio que nos propuso el último número de Star Wars en el que volvíamos atrás en el tiempo para observar un breve retazo de la vida que tuvo que llevar Obi-Wan escondido en Tatooine mientras Luke se hacía mayor junto a sus tíos, retomamos la acción para meternos de lleno en el sprint final que nos dejará metidos en pleno Episodio VII. Agarraos porque vienen curvas, no solo argumentalmente por lo movidito de las historias de la saga en los próximos días. Su cantidad tampoco va a quedarse corta. A lo largo de los próximos días esperamos analizar alrededor de 10 cómics, 5 novelas y un libro de arte y un par de videojuegos, por no hablar de la esperadísima secuela de la saga que volverá a poner Star Wars en el sitio que merece y que no tenía que haber abandonado nunca. Pero no adelantemos acontecimientos y veamos qué nos ofrece este octavo número de Star Wars.

Aunque con el episodio anterior dimos por cerrado el primer ciclo argumental de la serie (pensado sobre todo en la futura edición en tapa blanda), la historia continúa justo donde la dejamos antes del paréntesis de Obi-Wan. Por un lado, Luke continúa a los mandos de su X-Wing tras finalizar la lectura del diario de Ben Kenobi, y decidido a no rendirse en su búsqueda sobre los Jedi, decidirá realizar una jugada arriesgada en busca de información. Por otro lado, ya no podemos disimular más nuestro asombro (a fin de cuentas era un secreto a voces que incluso salió en los medios de comunicación hace ya varios meses): ¡Han Solo tiene esposa! O eso dice ella, claro, porque nuestro querido contrabandista no hace más que negarlo. Sea como fuere Han y Leia se encuentran en una situación comprometida (especialmente Han) ya que no sólo se enfrentan a una mujer de armas tomar (cuidado, Leia) si no al mismísimo Imperio que les pisa los talones.

Argumentalmente la serie mantiene el interés. De hecho, cada nuevo episodio sabe a más bien poco ya que tenemos que esperar un mes completo para devorar ávidamente sólo unas pocas páginas. Y teniendo en cuenta que ahora mismo la acción se encuentra dividida entre dos lugares la información que nos llega de cada trama es relativamente ridícula. Se ve que quieren alargar la serie todo lo posible para maximizar ventas. Y no es que nos quejemos, porque realmente la estamos disfrutando y esperamos que la cosa dure mucho más, pero si que es un poco frustrante la velocidad con la que llegamos a la última página de cada grapa. De hecho, esa sensación se acentúa con las 4 o 5 páginas de publicidad (todo sobre Star Wars eso sí) que Planeta Cómic incluye en cada número. Quizás de ahorrarlas se podría ajustar aún más el precio de cada número (que merece la pena sólo por la calidad de su papel).

Star-Wars-8-Preview-1-dc818

Pero no sólo podemos decir que Star Wars nos está resultando una serie de lo más entretenida. Sin lugar a dudas la llegada de Stuart Immonen a los lápices ha sido un cambio celebrado por muchos. No porque Cassaday fuera un mal dibujante (se trata de un ilustrador cojonudo, pero no sólo no es santo de mi devoción),  si no porque en Star Wars se veía que no estaba al 100%. Sin embargo, los lápices de Immonen transmiten muchísimo más y captan el estilo de la saga de manera mucho más real (incluso podemos ver algunos de los famosos ‘flares’ tan típicos de J. J. Abrahams. Este número 8 de Star Wars cuenta con algunas ilustraciones realmente brillantes (esa última página, ¡esa! última página). Esperemos que venga para quedarse mucho tiempo, ya que en tan sólo un número más estaremos de los nervios a punto de ver la nueva película, y dentro de muy poco llegará la saga Vader Down…

Pero eso, amigos, tendrá que esperar un poco más.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>