[ANÁLISIS] Star Wars: Lando nº 01 – El golpe perfecto

Este es un periodo con pocas oportunidades y en una galaxia sofocada por el opresivo y malvado Imperio Galáctico, no hay mucha esperanza de conocer un futuro libre del férreo gobierno del Emperador. Pero ahora que los imperiales están distraídos con esa alianza de rebeldes que va adquiriendo fuerza, los contrabandistas y los piratas recorren la galaxia en busca de fortunas que solo están al alcance de aquellos dispuestos a arriesgar lo suficiente por ellas. Lando Calrissian, un hombre que intenta hacerse un hueco en un universo insensible, está dispuesto a jugarse todo lo que tiene a una carta y su aventura comienza con la oportunidad de su vida…

La bella princesa de Alderaan deja paso a su relevo. Un reemplazo que poco o nada tiene que ver con ella pero que seguramente nos dejará una aventura que, durante cinco números no tendrá nada que envidiar a la vivida por Leia y todos sus compatriotas. Y como no podía ser de otra forma, seguro que el Imperio andará tras los talones del adulador más famoso de todo Star Wars: Lando Calrissian. Todos conocemos de sobra al personaje que apareció por vez primera en El Imperio Contraataca y para aquellos más versados en el Universo Expandido llegó a convertirse en un personaje recurrente en muchas de las aventuras de la saga. Pero casi siempre lo hemos visto en su vertiente de hombre renovado; de flamante general de la Alianza Rebelde. Nada o casi nada ha trascendido de la vida de Lando al margen de la ley, quizás sea hora de que arrojar algo de luz sobre el asunto.

Star Wars: Lando nos propone ubicarnos más o menos en las mismas fechas en las que transcurren los cómics de Star Wars Star Wars: Darth Vader. Entre los episodios IV y V de la saga y previamente a que el protagonista se hiciera con el control de Ciudad Nube. Posiblemente haya pasado tiempo también desde que Solo le ganara el Halcón Milenario en una partida de sabbac. No obstante, su situación recuerda mucho a la del famoso contrabandista al inicio de Una nueva esperanza, presentándonos a un personaje capaz de todo con tal de saldar la deuda que ha puesto precio a su cabeza. Pero claro, a diferencia de Han que prefiere disparar y después preguntar, Lando es un personaje mucho más ladino, y mucho más sutíl. Personalidad fielmente reflejada desde las películas y que queda bien patente desde las primeras páginas del cómic.

Mucho se ha rumoreado de que uno de los posibles argumento para una de los futuros spin-off de Star Wars podría estar protagonizado por los cazarrecompensas más famosos de la galaxia que daban el gople del siglo con un robo épico. Algo así como un Ocean’s Eleven galáctico. A los que les seduce la idea, quizás no tengan que esperar tanto, ya que algo parecido es lo que nos propone este primer número de Lando. Un robo sencillo que se tuerce. Nuestros protagonistas tendrán que hacerse con una lanzadera recreativa en reparaciones. Lo que no saben es a quién pertenece dicha lanzadera y las consecuencias que les acarrareará el robo (no sabemos si la serie acabará con Lando haciéndose con el control de Ciudad Nube).

Este primer número no cuenta tampoco demasiado. Cumple con su cometido de presentarnos a los jugadores de la partida, la trama principal y poner todo el plan en movimiento, justo para en el último momento, enseñarnos hasta qué punto se van a complicar las cosas para los protagonistas. De manera que argumentalmente resulta divertido de leer y promete interés a medio plazo (sólo contamos con cinco números). Visualmente, los lápices de Alex Maleev marcan un nivel de calidad bastante elevado. Está claro que Marvel Cómics quiere a los mejores de la casa trabajando en Star Wars, y parece que la calidad de las series va en aumento. Mucho queda todavía para que Lando pase el testigo a Chewbacca, pero mientras, estamos seguros de que el apuesto pícaro tiene mucho que decir todavía.

Sin lugar a dudas otro granito de arena que aportar a este año dorado de Star Wars.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>