[ANÁLISIS] Star Wars: Imperio Destruido nº 3 y 4 – Operación Cenizas

El Emperador ha muerto, igual que su agente más temido, Darth Vader. No obstante, y aunque dispersas, las fuerzas leales al Imperio Galáctico siguen obcecadas en cumplir los deseos de su señor. La teniente Shara Bey y su esposo, el sargento Kes Dameron, llevan con la Alianza Rebelde antes de la batalla de Hoth. Desde entonces, han pasado poco tiempo juntos (aunque maravilloso) y, ahora, el deber vuelve a separarlos. A Dameron (que está a las órdenes del general Han Solo) lo han desplegado junto con el resto de Pathfinders en una operación contra el despedazado Imperio. Por su lado, a Shara Bey le han asignado una misión sencilla: ser la piloto y escolta de la princesa Leia Organa, que ha de buscar aliados para la recién nacida Nueva República. Eso es lo que ha llevado a Bey y a Organa a Naboo, el planeta natal del Emperador. Y allí precisamente, van a descubrir hasta dónde sería capaz de llegar Palpatine para proteger sus secretos…

En esta tesitura dejamos a los padres de Poe Dameron, uno de los protagonistas de Star Wars: El Despertar de la Fuerza, y única conexión que, de momento hemos sido capaz de encontrar tras finalizar la miniserie de Imperio Destruído. Obra que forma parte de el grupo de relatos de Rumbo al Despertar de la Fuerzai y que teóricamente estaban pensadas para ser leídas antes de ver la película y nos daban pistas sobre lo sucedido en el periodo de 30 años que separa a ambas películas. Tras haber devorado los cuatro episodios de la miniserie perpetrada por Greg Rucka para Marvel Cómics, como decimos, sólo hemos podido encontrar a los padres de Poe, como único punto en común. Pero es lo bueno de las semillas, que no siempre las vemos hasta que brotan.

Lo que más interesados nos tenía era esa mencionada como Operación Cenizas, muy al estilo de los planes ocultos del Emperador en el antiguo canon de la serie (como los Destructores de Soles o los clones de Palpatine) sin embargo, parece que finalmente sólo se trata de una operación para destruir ciertos planetas relacionados con su figura y así ocultar sus secretos. Lo que nos deja un episodio muy entretenido pero poco revelador. Por un lado tenemos a Kes Dameron que, junto a Han Solo realizan una incursión en una instalación del DSI (algo así como la CIA del Imperio) en el que toman conocimiento de la operación mencionada. Y por otro tenemos a Shara, Leia y la actual reina de Naboo, desempolvando los viejos cazas N1 de Naboo para enfrentarse ellas solitas al plan de destrucción del Emperador (porque así son los héroes en Star Wars, ellos sólos pueden con todo).

Con la Operación Cenizas borrada de la existencia la serie realiza un cambio de tercio para llevar a su protagonista como acompañante de un Luke Skywalker que por ahora, se nos presenta en su última aparición antes de desaparecer previamente al Despertar de la Fuerza (el jedi no aparece en Consecuencias) y quizás ahí bien pudieramos encontrar una de las tan ansiadas pistas que nos lleven a comprender mejor el nuevo escenario de la franquicia. Ambos tendrán que recuperar un preciado objeto relacionado con los Jedi que el Emperador oculta en una base secreta. Las consecuencias de la recuperación de este artefacto, son desconocidas para nosotros de momento. Pero estamos seguros de que aquí no se da puntada sin hilo, por lo que posiblemente en futuras publicaciones encontremos respuesta a nuestras dudas.

Si es cierto que encontramos, al igual que en la novela de Star Wars: Consecuencias, numerosos guiños al resto de publicaciones del nuevo canon, lo que demuestra la interconectividad y la seriedad con la que se está llevando a cabo el proyecto. Un gran punto a su favor. Desde menciones a personajes secundarios, como a planetas nunca antes mencionados en la serie y que aparecen por primera vez en esas publicaciones (como Burnin Kon, planeta de arranque de Star Wars: Revolución) lo cual dota de gran valor añadido a esta nueva versión del Universo Expandido. Un UE, que no podemos comparar todavía con el original, ya que todavía se encuentra dando sus primeros pasos y tendrá que crecer y desarrollarse como ya hiciera su predecesor.

Quizás Star Wars: Imperio Destruído no ha sido todo lo que esperábamos, pero sin duda se trata de una buena serie que encaja a la perfección dentro de los planes a medio-largo plazo de la saga.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>