[ANÁLISIS] Star Wars nº 10 – El legado de los Jedi

Vivimos un periodo de esperanza renovada para la Rebelión. No obstante, Luke Skywalker sigue intentando descubrir como convertirse en Jedi. Este interés le ha llevado a la afamada Luna de los Contrabandistas de Nar Shaddaa, dónde su espada láser le ha convertido en el objetivo de un ratero muy particular. A consecuencia de ello, Skywalker acaba prisionero de Grakkus el hutt, un coleccionista de artefactos Jedi. Mientras buscan una localización adecuada para la nueva base de los rebeldes, la princesa Leia y Han Solo se topan con una patrulla imperial de la que tienen que salir huyendo. Aunque se esconden en un planeta remoto, resulta que no están tan solos como creían, pues de la nada aparece una tal Sana Solo, que no sólo dice ser la esposa de Han, sino que, además, pretende entregar a Leia a los imperiales. Sin embargo, las tornas se vuelven de golpe cuando Han le confiesa que él también forma parte de los rebeldes. En ese momento, Sana se da cuenta de que la única manera de salvar a aquel por quién ha venido es salvar también a la princesa…

Llevamos ya varios meses con las cosas a punto de estallar en las dos colecciones principales de Star Wars. En la serie principal del mismo nombre, Luke lleva varios números tentando a la suerte en busca de cualquier información que pueda ayudarle a convertirse en Jedi, lo que lo ha llevado a una postura tan incómoda como la de prisionero y luchador en la arena. Sin embargo, bien pudiera parecer que el riesgo acabará mereciendo la pena, ya que su captor posee toda suerte de utensilios pertenecientes a la ya extinta Orden, por lo que en los próximos números quizás encontremos pistas que nos indiquen como el hijo de Skywalker mejoró de cara al Imperio Contraataca.

20151008_2306181

Por otra parte, parece ser al contrario y son esta vez los problemas los que siguen a Han y Leia, en forma de la que dice ser la esposa de Han. Finalmente han dejado atrás la amenaza de los imperiales, y aunque no queda mucho tiempo libre para que se puedan dar las explicaciones oportunas, ya empieza a mosquear la insistencia de Han en decir que no tiene nigún contrato afectivo con la que sigue afirmando rotudamente que se casó con él. Al igual que ocurre con la historia de Luke, este número 10 nos deja completamente al borde del abismo con el interés más alto de los últimos meses.

Y todo esto sin que haya llegado realmente esa supuesta eclosión que se viene gestando y que recibirá el nombre de Vader derribado, el primer ‘crossover’ de la nueva iteración de Star Wars en cómic. La serie muy lentamente ha ido mejorando número tras número (con algunos altibajos tampoco demasiado destacables) y lentamente se augura una buena etapa de aquí en adelante. Especialmente gracias a la mano de Stuart Immonnen que con su fantástico trabajo a los lápices que ha elevado la calidad de la colección varios enteros.

Pero sin lugar a dudas lo mejor de este décimo episodio es el trabajo de “investigación” realizado por 3PO y Chewbacca para localizar a Luke en Nar Shaddaa. La agresividad (poco contenida) del wookie de más de dos metros, y esa impertinente indiferencia del droide forman una combinación que nos recuerda enormemente a sus desternillantes escenas en Star Wars: El Imperio Contraataca. Sin lugar a dudas la combinación de las tres historias (que seguramente convergeran en el próximo capítulo) nos deja posiblemente ante el mejor número de Star Wars hasta la fecha.

Deseando que llegue febrero para seguir disfrutando de la serie y de algunas novedades que Planeta Cómic nos traerá.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>