[ANÁLISIS] Star Wars: Heredero de los Jedi – El guardaespaldas de Tatooine

La crucial destrucción de la Estrella de la Muerte no sólo ha convertido a Luke Skywalker en un héroe de la Alianza Rebelde sino también en una baza valiosa en la batalla permanente contra el Imperio. Aunque aún está lejos de dominar el poder de la Fuerza, no se puede negar su fenomenal talento como piloto… y a ojos de los líderes rebeldes como la princesa Leia Organa y el almirante Ackbar, no hay nadie más adecuado par realizar una peligrosa y crucial misión de rescate para la causa de la Alianza. Una brillante criptógrafa alienígena, célebre por su habilidad para colarse en los sistemas de comunicación más avanzados, está prisionera de agentes imperiales decididos a explotar su excepcional talento en beneficio del Imperio. Pero la futura espía simpatiza con los rebeldes y está deseando unirse a ellos a cambio de que la vuelvan a reunir con su familia. Es una oportunidad demasiado buena de obtener una ventaja determinante sobre el Imperio como para dejarla pasar. También es una tarea que requiere del elemento sorpresa. Así, Luke y el siempre ingenioso droide R2-D2 cambian su fiel Ala-X por un elegante yate espacial pilotado por la impetuosa recluta Nakari Kelen, hija de un gran magnate de la biotecnología, que tiene sus propias cuentas pendientes con el Imperio. Amenazado por los despiadados guardaespaldas imperiales, naves de combate enemigas, cazarrecompensas despiadados y monstruosos parásitos comecerebros, Luke se lanza a una arriesgada misión de espionaje que llevará al límite de sus habilidades como combatiente rebelde y futuro Jedi. Si en algún momento ha necesitado la sabiduría de Obi-Wan Kenobi para guiarle en el peligro, es este. Pero Luke tendrá que confiar en sí mismo, sus amigos y su floreciente relación con la Fuerza para sobrevivir. 

Las novelas de Star Wars siempre han sido la espinita clavada en el panorama editorial español. No son pocas las editoriales que se han lanzado a publicar material de la saga en nuestro país y finalmente han acabado dejando aparcada la franquicia en favor de otras temáticas. Desde aquí queremos volver a agradecer el trabajo que está realizando Planeta Cómic con Star Wars y en especial, con la publicación de novelas ambientadas en una galaxia muy, muy lejana. Estamos agradecidos no sólo porque están intentando compatibilizar publicaciones más recientes con clásicos ya consolidados. Si no que están haciendo un verdadero esfuerzo por ponerse al día con sus homólogos americanos en cuanto a las novelas del nuevo canon. De manera que con la publicación de Star Wars: Heredero de los Jedi, ya sólo restan algo más de un par de libros por publicar para estar al día en castellano (si las cuentas no me fallan hablamos de Tarkin, Dark Disciple A new dawn).

Teníamos ganas de echarle un ojo a Star Wars: Heredero de los Jedi no tanto por su argumento (del que no sabíamos mucho hasta que nos hemos metido en harina) como por su peculiar título. A fin de cuentas, Heredero del Imperio es una de las novelas (y comic) más importantes de lo que ahora es el sello Leyends, es decir, el Universo Expandido de toda la vida. No es que nos hubieramos forjado espectativas, pero con un título tan similar y estando protagonizadas ambas por Luke Skywalker, la cosa daba que pensar, hay que reconocerlo. Finalmente tras zamparla casi de un bocado (se trata de una novela de unas 300 páginas que se leen bastante bien) hemos podido comprobar que nuestras sospechas eran infudadas, algo que posiblemente puede que formara parte del juego que la editorial buscaba con dicho título.

Al contrario que otras novelas como Luke Skywalker y las sombras de Mindor, Sombras del Imperio o la más reciente Consecuencias en las que los autores casi pretendían escribir un capítulo más en la historia de Star Wars al utilizar a todos los personajes disponibles y narrar acontecimientos difíciles de pasar por alto; Star Wars: Heredero de los Jedi busca un enfoque mucho más íntimo, utilizando únicamente a los personajes de Luke y R2-D2 y lanzándolos a una misión secreta de esas que sólo uno podría tener conocimiento si sus protagonistas decidieran sincerarse con uno muchos años después en torno al fuego del hogar.

No hay que confundir la falta de importancia de los sucesos de Star Wars: Heredero de los Jedi con su validez. Estamos hablando de una novela muy entretenida (bastante más que El arma de un jedi con la que comparte elementos en común) con algunos personajes secundarios cargados de potencial para aparecer en otras entregas de la franquicia, y una protagonista femenina que se merienda a Luke narrativamente cada vez que comparte página con él (y que casi hace que olvidemos a Mara Jade como futuro enlace sentimental con el aprendiz de Jedi por unos instantes). Quizás se trate de una de las novelas más entretenidas del nuevo canon galáctico a pesar de ser una de las menos profundas.

La próxima vez que analicemos narrativa de Star Wars lo haremos volviendo a Leyends de donde hace tiempo ya que nos fuimos con Star Wars: Heredero del Imperio. ¿Coincidencia?

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>