[ANÁLISIS] Star Wars: Heredero del Imperio – Clásico por derecho propio

Cinco años después de la destrucción de la Estrella de la Muerte y la derrota de Darth Vader y el Emperador, la galaxia se esfuerza por curar las heridas de la guerra. Pero a miles de años luz de ahí se encuentra el último acólito del Emperador, el brillante y mortífero Gran Almirante Thrawn, que se ha apoderado de los restos de la flota imperial y la ha apuntado al frágil corazón de la Nueva República. Esta confrontación explosiva da lugar a una historia épica de acción, invención, misterio y espectáculo a escala galáctica.

Con incontables obras publicadas dentro del sello Leyends  y ahora del nuevo “canon” de Star Wars, casi resulta misión imposible seguir la pista a todo. Sin embargo, en esta vida todo tiene un comienzo (e inevitablemente un final, aunque este parece quedar muy lejos todavía). El comienzo del Universo Expandido no tuvo lugar con Star Wars: Heredero del Imperio, ese honor corresponde a Star Wars: El Ojo de la Mente. Sin embargo, basta con hablar con cualquier fan de la saga que ya peine algunas canas para que señalen a Heredero del Imperio como el verdadero causante de su introducción en el mundo de las aventuras de Luke y compañía fuera de las películas.

Y es que Star Wars: Heredero del Imperio lo tiene todo (y posiblemente también fuera el primero en tenerlo todo). Una trama épica que se extiende a lo largo de una trilogía, a nuestros héroes de siempre (los de las películas, y los del Universo Expandido), villanos memorables que en ocasiones dan verdadero miedo como el Almirante Thrawn y el jedi oscuro C’Baoth, un nutrido grupo de secundarios nuevos y refrescantes como Talon Karrde, la sombra de las maquinaciones del Emperador, wookies, planetas exóticos… y Mara Jade. La que quizás, junto a Kyle Katarn el personaje más querido del UE por el fandom (todavía albergamos esperanzas de verla en el nuevo canon galáctico).

Timothy Zahn no fue el primero, pero si fue el que mejor lo hizo, asentando las bases sobre como debería funcionar Star Wars tras la muerte del Emperador y Vader, ofreciendo las herramientas para que el resto de creadores de la franquicia, pudieran trabajar ampliando los horizontes de nuestra amada saga. Hacía muchos años que no volvía a las páginas de Star Wars: Heredero del Imperio, y ha sido como volver a casa. He vuelto a zamparme la novela casi de un tirón y no he podido evitar inquietud al llegar a su final, a pesar de que se de sobras como sigue la historia en El resurgir de la Fuerza Oscura La última Orden.

Por eso la alegría ha sido mayúscula al saber que Planeta Cómic, tenía esta novela entre sus planes. Primeramente porque reafirma su compromiso con seguir trayendo material del sello Leyendas (asignatura pendiente todavía en nuestro país). En segundo lugar, porque cualquier recopilación de material clásico de Star Wars que se precie, tiene que incluir al menos esta novela o su adaptación al cómic (afortunadamente, de nuevo, Planeta Cómic nos brinda ambas opciones este mes). Quizás mucha gente esté optando por centrarse en el nuevo canon argumentando que Leyendas “ya no vale”. Sólo podemos decirles: “estáis equivocados, y Heredero del Imperio es la prueba”.

Esperamos que las secuelas no tarden en ver la luz. Seguro que como ya ocurriera el año pasado, 2016 vendrá cargado de sorpresas para los fans.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>