[ANÁLISIS] Star Wars: Estrellas Perdidas – Amar en tiempos de guerra

Ocho años después de la caída de la Antigua República, el Imperio Galáctico reina en la galaxia conocida. La resistencia ha sido completamente silenciada. Solo algunos líderes valientes como Bail Organa de Alderaan osan aún enfrentarse al Emperador Palpatine. Tras años de resistencia, los mundos del Borde Exterior se rinden. Con cada planeta que conquista, el Imperio se hace aún más fuerte. El último en caer bajo el control del Emperador es el aislado y montañoso Jelucan, un planeta cuyos ciudadanos desean un futuro más próspero incluso cuando la flota imperial se congrega sobre sus cabezas… El reinado del Imperio Galáctico ha alcanzado el Borde Exterior donde el aristócrata Thane Kyrel y la campesina Ciena Reel están unidos por su amor a volar. Enrolarse en la Academia Imperial es un auténtico sueño hecho realidad para ambos. Pero para Thane el sueño se convierte en pesadilla cuando ve con sus propios ojos las horribles tácticas que el Imperio emplea para mantener su reinado con puño de hierro. Resentido y desilusionado, se une a la incipiente rebelión, colocando a Ciena en una situación insoportable, entre su lealtad al Imperio y su amor por el hombre que conoce desde niña. En bandos opuestos de la guerra ¿Estos amigos convertidos en enemigos encontrarán la manera de estar juntos o su deber los separará para siempre?

Aunque aquí nos ha llegado con algo de retraso, Star Wars: Estrellas Perdidas formó parte de lo que hace aproximadamente un año se conoció como Rumbo a Star Wars: El Despertar de la Fuerzauna serie de obras (generalmente libros y cómics) que formaron parte de la primera gran expansión del nuevo canon narrativo de la serie y que en su interior, incluían pistas relacionadas con el inminente estreno del esperado Episodio VII. Recordamos algunos títulos como Star Wars: Imperio Destruido, Antes del despertar… Todas ellas obras de mayor o menor calado, para un público más o menos adulto, pero que sutilmente mencionaban sucesos y acontecimientos que después resultaban ser relevantes en la nueva película de la saga. De todas ellas, una de las mejor valoradas por crítica y público es esta Star Wars: Estrellas Perdidas y por fin llega a nuestras manos gracias a Planeta Cómic.

No hay que engañarse. Las mejores historias están ya cogidas. Estrellas Perdidas no viene a reinventar la rueda. Dos amados, en bandos enfrentados, que deben hacer frente a la realidad para salvaguardar su amor. Si reducimos el plato a su esencia, sin duda lo que nos queda sea una suerte de Romeo y Julieta galáctico. Y es que nuevamente, la clave no está en qué se cuenta, si no en cómo se cuenta. Igual que Avatar, nos divirtió hasta lo indecible pese a la simpleza de su argumento (todos los que vieron Pocahontas, que tampoco era de una originalidad extrema, supieron reconocer las inflencias de Cameron) esta nueva iteración de Star Wars sabe como jugar sus cartas para conectar con el lector y tenerlo enganchado de principio a fin.

La clave es el tiempo, literalmente. La novela arranca 8 años después de La venganza de los Sith, y finaliza poco después de la batalla de Jakku (que todos conocemos por El Despertar de la Fuerza y por el videojuego Star Wars: Battlefront, pero de la que realmente poco o nada sabemos. A lo largo de todo ese proceso, nuestros dos protagonistas vivirán desde sus puestos de personaje secundario, pero increiblemente cercanos a la acción, los acontecimientos clave de la trilogía origial. La destrucción de Alderaan, la Batalla de Yavin, la Batalla de Hoth, la persecución del Halcón Milenario hasta Bespin, la Batalla de Endor… Cuesta no identificarse con Ciena y Thane cuando ellos pasan página tras página por los mismos acontecimientos que a nosotros nos enamoraron de la franquicia.

Pero la clave está en los primeros capítulos, ese periodo de crecimiento personal, desde que ambos protagonistas son niños inocentes hasta que llegan a ser concientes de sus bien diferenciadas realidades. Esa etapa que tan fácilmente nos cautiva como lectores en Juego de EnderHarry Potter está magnificamente redactada por Claudia Gray, de manera que cuando el conflicto llega, conocemos a Ciena y Thane mejor que ellos mismos, y hacemos nuestra su historia, hasta las últimas consecuencias. Cuando uno de los dos sufre, nosotros ya estábamos prevenidos, y cuando los dos disfrutan, somos nosotros los que nos alegramos por ellos. Porque los hemos visto crecer y sabemos lo que sienten el uno por el otro, lo único que no sabemos, es si sus lazos serán capaces de soportar los tirones de un conflicto de esta magnitud.

Efectivamente Star Wars: Estrellas Perdidas es una de las mejores novelas del nuevo canon de Star Wars. Si no, al menos, una de las que más he disfrutado leyendo.

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>