[ANÁLISIS] Superman: El Hombre de Acero – Ciudad Infinita

La primera idea que se le ocurrió a Jor-El para salvaguardar el malogrado planeta Krypton no fue meter a un bebé en un cohete y enviarlo a la Tierra. Bienvenidos a Ciudad Infinita, un lugar que supera lo imaginable, donde coexisten la magia y la tecnología futurista y también donde Superman descubre una parte de su verdadero legado. Pero el hallazgo le sale caro, porque una vez se va a Ciudad Infinita, ya no se puede volver a casa. Ya se encarga de ello el Alcaide. Ciudad Infinita es un viaje distinto a las demás aventuras de Superman. El guionista Mike Kennedy (Star Wars: Underworld) y el dibujante Carlos Meglia (Superman/Tarzán) os proponen un viaje extraordinario.

Siempre hablamos de que la línea Otros Mundos es la que permite a los personajes de DC Comics desarrollar su máximo potencial en manos de autores de renombre que nos aportan su propia versión de los personajes sin las ataduras que conlleva la inalterable (mientras interese) continuidad editorial. Pero en muchas ocasiones pasamos por alto grandes historias que, o bien no necesitan de crear su propio trasfondo que rompa con lo marcado previamente, o bien prefieren beber directamente de los hechos acontecidos en la serie regular de tal o cual héroe. Sea en forma de novela gráfica (como ocurre con Ciudad Infinita) o en arco argumental de cualquier colección, existen un sinfín de obras que merecen ser leídas por su original planteamiento o por la calidad de sus autores. Para eso, ECC nos trae la colección Superman: El Hombre de Acero. Una serie que recoge material proveniente de diversas publicaciones americanas con una única premisa: la historia debe comenzar y terminar en un único tomo.

1478068-men_of_steel_by_lastscionz

Un escaparate inmejorable para presentar este Superman: Ciudad Infinita que si bien, leyendo la sinopsis pueda parecer que se trata de una obra enraizada en la tradición de Otros Mundos nos ofrece una historia autoconclusiva que aleja a Superman y Lois de su zona de trabajo habitual y los traslada a un escenario completamente nuevo, original y esperpéntico. Y todo ello sin dejar de lado la continuidad. Porque aunque en ningún momento se dan pistas de en que punto exacto de la cronología del personaje nos encontramos, si que contamos con el hecho de que Clark y Lois son matrimonio. Pero todo esto no será óbice para que Mike Kennedy nos muestre una faceta desconocida de los intentos por parte de Jor-El por salvar no sólo a su hijo de la destrucción de Kryptonsi no a toda la sociedad del planeta natal de Superman. Algo que inevitablemente nos recuerda a otra obra de la colección Superman: El Hombre de Acero. Se trata de la peculiar Avistamiento en Kansas. Donde se trataba también algunos temas en común.

Quizás Ciudad Infinita no sea una obra clave en la mitología de Superman, pero no por ello deja de ser una lectura completamente fresca y entretenida. No nos ofrece el sesudo entramado de pistas y dobles giros que nos ofrecía Avistamiento en Kansas (por seguir comparando ambas obras) si no que presenta una narración mucho más ágil, directa y concisa. Contaremos con alguna sorpresa que los más dormidos no anticiparán, pero que tampoco conlleva una revelación trascendental para el personaje. No, Ciudad Infinita podría haber sido perfectamente un capitulo autoconclusivo de cualquiera de las series regulares de Superman de haber contado con más páginas de duración. Lo cual nos recuerda que a veces disfrutamos mucho más con historias autoconclusivas sobre tal o cual personaje que con grandes sagas orquestadas a través de decenas de números y series diferentes. Cada cosa tiene su momento, su público y su lugar. Y Ciudad Infinita nos recuerda que no todo son crisis, flashpoints o guerras trinitarias.

superman_infinite_city_pagine-6

Pero el gran atractivo de Superman: Ciudad Infinita, y principal motivo por el que decidimos echar un vistazo al cómic; es su apartado gráfico. Los lápices de Carlos Meglia nos muestran algo completamente diferente a lo que nos tiene acostumbrados el tebeo de superhéroes más típico. Son sus ilustraciones las que aportan frescura a la obra y sobre todo, personalidad; tanto a la Ciudad Infinita que da nombre al cómic, como a sus protagonistas. Formas completamente rocambolescas para la arquitectura del lugar, y exageradas proporciones para la anatomía de sus pobladores (especialmente la de las chicas, que no dejan de recordarnos a la fatal Jessica Rabbit de ¿Quién engañó a Roger Rabbit?. Todo un espectáculo para la vista que convierte a Ciudad Infinita en una obra no sólo divertida de leer, sino muy atractiva a nivel visual.

Como decimos, no esperéis la profundidad de tebeos como Identidad Secreta o All-Star, pero se trata de un tebeo muy divertido que por un precio más que justo, os dará una tarde de lectura muy entretenida. 

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>