[ANÁLISIS] Theseus – Viaje al interior del laberinto.

Theseus es una representación oscura y madura del mito griego del Minotauro, diseñado específicamente para Realidad Virtual. Te despiertas solo, perdido en un lugar misterioso y hostil. Con la voz de Ariadna como tu única guía, tendrás que explorar callejones y cámaras, aventurandote cada vez en lo más profundo del corazón del Laberinto. En la distancia puedes ver un pilar de luz. Brilla en la oscuridad, indicándote hacia donde avanzar. Tienes la oportunidad de desvelar la verdad tras el Laberinto, pero pronto descubrirás que no te encuentras solo. El poderoso Minotauro es el gobernant en este mundo, y no eres un visitante bienvenido. 

Seguimos mirando con ojos golosos todo producto que ve la luz para realidad virtual. Aunque es cierto que la relativa escasez (algunas joyas imprescindibles, muy pocas, y mucho juego indie, decente o no) de títulos reseñables ha mitigado nuestras ansias iniciales, seguimos pensando que se trata de algo más que una simple moda pasajera y que con el tiempo se convertirá en una forma muy interesante de jugar a videojuegos. Está claro que nunca reemplazará al sistema “tradicional” de juego pero seguimos convencidos, a pesar de lo que dicen los demás, de que la realidad virtual es una parte fundamental del futuro de la industria.

Hoy nos centramos en las gafas de Sony para desvelar otro de esos juegos que por lo humilde de sus orígenes puede pasar desapercibido. Y sería una pena porque Theseus es un juego muy interesante que, de haber ajustado ligeramente más su precio (aunque 19.90€ no es ningún despropósito) podría encontrarse entre esos pocos obligatorios de la plataforma. Porque si bien la experiencia de juego que se nos ofrece es satisfactoria… nos encontramos ante un título extremadamente corto. Terminarlo por vez primera no debería llevarnos más de un par de horas (y eso tomándonoslo con bastante calma). Y los alicientes para rejugarlo son relativamente escasos, más allá de encontrar una serie de cadáveres bien escondidos (pero fáciles de encontrar una vez sabes lo que buscas) que nos desvelarán un segundo final que revela la verdad ocultra tras el laberinto.

De manera que hablamos de unas 3 horas de juego (una vez que lo finalicemos la duración de las partidas se reduce drásticamente) para prácticamente incluso desbloquear todos los trofeos (el más dificil, el de iluminar todos los pebeteros es el que más tiempo requiere y puede llegar a ser bastante frustrante, obligándonos a repetir una y otra vez la partida hasta encontrarlos todos). De manera que, no. La duración no es uno de los puntos fuertes del título. La jugabilidad por otro lado, se encarga de convertir los veinte euros que vale el juego en algo menos doloroso, y empieza a justificar nuestra compra. Con un sistema de cámaras en tercera persona que recuerda enormemente a Chronos tendremos que explorar el laberinto y resolver algunos puzzles muy sencillos basados en la colocación de nuestro personaje en el escenario y quemar ciertos objetos con nuestra antorcha.

Sin duda es la ambientación donde Theseus da el do de pecho ya que el juego es bastante inmersivo y sobre todo, en sus compases finales engancha bastante. El diseño del laberinto y de los personajes, así como la música están realmente bien, y gráficamente el juego luce por encima de la media (aunque siempre con las gafas puestas encontramos pérdidas en la calidad de la imagen). Sin lugar a dudas podemos definirlo como un título tremendamente interesante que merece la pena ser jugado para exprimir un poco más vuestros cascos de realidad virtual y que se va a volver realmente atractivo en cuanto salga alguna ofertilla que lo reduzca ligeramente de precio.

Si no os duele pagar 20 euros por un par de horas largo de juego sin lugar a dudas vais a disfrutar de este Theseus.

Tags:  , , ,