[ANÁLISIS] Valiant Hearts: The Great War – Sentido homenaje a una época cruenta

Esta es la historia de unos destinos cruzados y un amor roto en un mundo dividido. Todos intentarán sobrevivir al horror de las trincheras siguiendo a su fiel perro. En Valiant Hearts, las vidas de estos personajes se unen de manera inextricable a lo largo de la partida. Conocerán la amistad, el amor, el sacrificio y la tragedia, y se ayudarán los unos a los otros para conservar su humanidad ante los horrores de la guerra. De los verdes bosques de la campiña francesa a las húmedas trincheras nevadas, revive las historia con este emotivo juego de aventuras, con un estilo artístico excepcional. Valiant Hearts: The Great War se inspira en cartas de la Primera Guerra Mundial y en abundante material histórico. Aunque es una historia ficticia, el juego se basa en sucesos y escenarios históricos reales, como las famosas batallas del Marne y del Somme, en el Frente Occidental. También ha servido de inspiración una maravillosa colección de objetos de la Primera Guerra Mundial recopilados por miembros del equipo de producción del juego, como correspondencia enviada al frente, medallas y otros artículos. Algunos miembros del equipo incluso tienen una relación familiar directa con soldados de la Primera Guerra Mundial.

Emotiva sorpresa la que nos dejó Ubisoft al final de su conferencia en el pasado E3 con un discreto trailer sobre Valiant Hearts, una suerte de juego de rompecabezas ambientado en la Primera Guerra Mundial y que nos llamó la atención sobre todo por su mimado apartado artístico. No obstante, estaba diseñado sobre el UbiArtFramework, el delicioso motor gráfico que dio la vida a las dos últimas entregas de Rayman, toda una delicia para la vista. Ahora sólo quedaba echarle el guante y comprobar si los chicos de Ubi habían puesto el mimo y el cariño que suelen caracterizar a sus obras de carácter más independiente (como el delicioso Child of Light). Y ya de entrada podemos asegurar que Valiant Hearts: The Great War es una experiencia lúdica que hay que disfrutar al menos una vez en la vida.

1399480331-vh-screenshot-emile-training

Ya desde el propio menú, donde podemos escuchar los primeros compases de una banda sonora sobresaliente, sabemos que no vamos a revivir la Gran Guerra desde su vertiente más épica (como suele ocurrir en los juegos ambientados en conflictos bélicos). Si no que más bien, a pesar de su estilo pictórico desenfadado, nos encontramos ante un sentido homenaje a todas aquellas personas que perdieron la vida en unas circunstancias que muchas veces ni ellos mismos comprendrían. Algo que se confirma antes incluso de llegar al tutorial del juego. Ya desde su intro, Valiant Hearts nos ofrece también una fantástica localización, subrayada en todo momento por un doblaje soberbio, que nos llega a lo más hondo del corazón con cada nueva carta que sus protagonistas escriben. De principio a fin nos encontraremos una y otra vez con los vellos de punta y las lágrimas al borde del derrame.

Valiant Hearts es fácil de terminar, rápido y divertido. No se trata de una compleja aventura gráfica con cientos de horas por delante y rompecabezas casi imposibles de resolver. Y esto no es algo que perjudique al juego, casi lo contrario. Si nos limitásemos a mover al personaje de izquierda a derecha, el juego no perdería ni un ápice de su espíritu y resultaría igual de entretenido. Y aunque sean sencillos de resolver, los rompecabezas están bien ejecutados y se pueden resolver fácilmente con un poco de lógica. Seguramente por estar enfocados a un público relativamente jóven, al que parece que los creadores han querido hacer llegar la crueldad del conflicto para que las nuevas generaciones conozcan qué, como, cuando y porqué sucedió en las tierras que separan Francia de Alemania allá por la primera década del sigo XX.

2544483-8713744914-36336

Porque ese es el aspecto en el que Valiant Hearts se convierte en un imprescindible, en una obra obligatoria no como videojuego, si no casi como documentación para aquellos que se dediquen a estudiar el conflicto. El juego llega cargado de documentación adicional en forma de imagenes, textos y objetos reales del conflicto. De cartas, historias y relatos de qué sucedía en las trincheras durante el día y la noche. Si bien los acontecimientos que vertebran el juego son ficticios, están libremente inspirados en sucesos reales y cuentan con una investigación de fondo que sería la envidia de cualquier libro de texto de historia. Si algún día vuestros hijos estudian la Gran Guerra, no dudéis en dejar que lo hagan a través de Valiant Hearts, aprenderán mucho más que en el colegio y con muchísimo más respeto por lo sucedido.

Cuando una obra te hace ver los créditos con lágrimas en los ojos, resulta difícil ser crítico con ella. Cualquier posible fallo anterior tiende a perdonarse en beneficio del emotivo final. Este no es el caso de Valiant Hearts: The Great War, un juego redondo de principio a fin.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>