[ANÁLISIS] Yoshi’s Wolly World – ¡A por la lana!

¡El mundo de Yoshi se está deshaciendo! Los Yoshis viven en paz y armonía en Isla Remiendos… ¡hasta que el malvado Kamek hace acto de presencia! Kamek usa su magia para transformar a los Yoshis en ovillos de lana, ¡y lo consigue con casi todos! Un par de ellos consiguen echarlo antes de que pueda causar más daño. Los Yoshis que quedan unen fuerzas y se ponen en marcha para rescatar a sus amigos…

Me consta que no somos pocos los que guardamos con especial cariño los recuerdos de la ya extinta Super Nintendo (incluso aunque no tuviéramos ninguna y andaríamos mendigándole a nuestros amigos por unas partiditas). Que puedo decir, los 16 bits tuvieron algo. Llevamos ya casi 30 años de Super Mario y como aquél Super Mario World, ninguno oigan. Precisamente una de las cualidades que lo ponían por encima del resto de plataformas de su generación, era la posibilidad de ponerse a los mandos de Yoshi. El pequeño dinosaurio (?) de la lengua de camaleón que zampaba todo lo zampable del escenario mientras corría con nosotros montados en su lomo.

3JD.1280x720

Esa dinámica de saltar, comer y escupir era lo más divertido probado en un género en el que los enemigos siempre morían a pisotones, así que con el avance de la tecnología resultaba inevitable que Yoshi volviera a los ruedos con más aventuras (y la posibilidad de disparar huevos). Yoshi’s Island fue y sigue siendo una de las joyas que nos ha dejado Nintendo con el tiempo (y cuenta con un magnífico remake para 3DS). Cierto es que la Nintendo 64 contó con una continuación titulada Yoshi’s Story que pasó sin mayor pena ni gloria y que existen algunos títulos menores como Yoshi Touch & Go que precisamente por no tener la esencia del original, tampoco han llamado mucho la atención.

Y con una WiiU a punto de cederle el testigo a la misteriosa Nintendo NX, parece que era el momento de que Yoshi volviera a pisar fuerte en una consola de sobremesa (todo lo fuerte que un adorable y blandito muñeco de lana puede pisar, claro). Y para asegurarse el éxito, la cosa vuelve a los orígenes. Repetir la fórmula de Yoshi’s Island pero con el pertinente lavado de cara. Y si el título de Super Nintendo fue famoso por sus preciosos escenarios y personajes dibujados completamente a mano, Nintendo opta por el ganchillo como nueva seña de identidad. Porque jugar a Yoshi’s Woolly Worl es como jugar a Yoshi’s Story pero cambiando las ceras por telas.

YoshiWW_5

¡Y qué telas! Visualmente nos encontramos ante una delicia visual (eso sí, os aseguramos que tanta lana en estas fechas da calor) en la que todo está mimado al detalle, desde los escenarios hasta los enemigos. La jugabilidad es prácticamente la misma (aunque algunas dinámicas nuevas derivadas de todo este rollo de coser y descoser si que se pueden apreciar) y la dificultad, tan endiablada como siempre. No sólo por lo que pueda llegar a costarnos alcanzar el final de cada fase, si no porque como siempre, cada nivel está lleno de coleccionables que encontrar (sin morir en el intento) y algunos están muy escondidos).

Sin lugar a dudas Yoshi’s Wolly World es todo lo que se le puede pedir a un buen videojuego. Una jugabilidad divertida y un diseño atractivo. Una joyita para WiiU.

Imagen de previsualización de YouTube

Leave a reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>